¿Qué es RGB y para qué sirve?

Es muy posible que a lo largo de los últimos años hayas leído o escuchado el término RGB en muchas ocasiones. Además, seguro que lo has visto asociado a cajas de ordenador, tarjetas de memoria RAM, ventiladores para PC, placas base y otros componentes de hardware del mundo de la informática, que es donde más se utiliza. No obstante, también se puede hablar de ello al referirnos al software ya que tiene una relación directa con el color.

En cualquier caso, para solventar todas las dudas que puedas tener al respecto, te vamos a explicar todo lo que debes saber del RGB.

Qué es el RGB

El término RGB está compuesto a partir de la combinación de la inicia de los términos «Red, Green y Blue», es decir, «Rojo, Verde y Azul». Dicho de otra forma, está directamente relacionado con la representación de los colores, lo que a su vez está vinculado con la iluminación y la informática.

RGB es un modelo cromático. A través de él es posible representar diferentes colores, para lo cual se recurre a la mezcla de estos colores primarios. Aunque existen otros modelos, en este se lleva a cabo una síntesis aditiva de la iluminación basada en el Rojo, el Verde y el Azul.

De esta manera, agregando luminosidad a cada uno de los colores es posible representar otros, lo que da origen a que se pueda disfrutar de una mayor variedad. Por ello, el RGB se encuentra muy presente en las televisiones, monitores de ordenador, etcétera.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que los colores RGB no siempre son iguales para todos los fabricantes. Esto quiere decir que cada uno de ellos tiene sus propias tonalidades, por lo que realmente no existe el mismo tono exactamente en marcas fabricantes, siendo este uno de sus principales problemas, ya que la percepción a la vista del ojo puede cambiar notablemente.

Más colores a partir de la mezcla de tres

El ojo humano tiene un funcionamiento que permite visualizar más colores a partir de la mezcla de solo tres, lo cual se debe al funcionamiento de los conos presentes en el los, que funcionan a diferentes frecuencias y que tienen una mayor sensibilidad por los tres colores que se encuentran presentes en el RGB.

De esta forma, al combinarlos es posible conseguir que se varíe la sensibilidad ocular y se puedan apreciar más colores.

Funcionamiento de una pantalla con RGB

El RGB se utiliza en las pantallas digitales que nos podemos encontrar en la actualidad. Esta representación cromática se encuentra presente en los monitores de ordenador, pero también en smartphones, televisión, etcétera. De esta manera, a través de ella se muestran diferentes colores.

En las señales de vídeo, los tres colores son tratados de manera independiente, lo que permite representar en mejor medida el color que es apreciado por el ojo humano, además de poder visualizar de forma adecuada la imagen dinámica al estar las tres señales totalmente sincronizadas.

Al ver una imagen en una pantalla estamos ante una malla que está constituida por millones de diodos LED, que son los que iluminan con el paso de la tensión. Estas pantallas cuentan con los denominados píxeles, que son puntos de iluminación de la pantalla.

Cada uno de ellos está formado por tres subpíxeles que iluminan cada color. Su variación de luminosidad es la que hace que se generen otros colores y tonalidades.

Para que un monitor proporcione una imagen de color adecuada hay dos tipos de señales:

  • Luminancia: Esta hace referencia a la cantidad de luz que un objeto puede emitir. Es el brillo que llega a los ojos de la persona mediante un objeto. Esta señal se gradúa por parte del monitor en cada píxel para hacer que se vea todo con el mismo brillo.
  • Sincronismo: A través de esta señal se consigue una mayor estabilidad en la imagen. De esta manera se evitan variaciones y parpadeos.

RGB en diseño y programación

El RGB no solo se aplica en los monitores, sino que está presente en el ámbito del diseño y programación, es decir, en aplicaciones de software. Esto hace que se utilice, por ejemplo en el código HTML, donde se representan colores a través de códigos formados por diferentes números separados.

A través de tres números separados se pueden dar las indicaciones de color, variando con el valor la luminancia del color.

El RGB también se puede representar de forma hexadecimal. Esto quiere decir que es posible verlo en un código de 6 caracteres en el que el FFFFFF es el blanco y el 000000 es el negro. Esto se puede ver en programas de diseño gráfico como Photoshop. En ellos la representación RGB está presente en hexadecimal.

Iluminación RGB gaming

Además de los casos anteriores, es muy probable que en los últimos tiempos hayas escuchado hablar del RGB gaming, aplicable a los diferentes sistemas de iluminación enfocados a embellecer los diferentes componentes de hardware y dispositivos.

Estos consisten en diodos LED que contienen los tres colores, a partir de los cuales crean diferentes tonalidades y colores de luminancia variable. Su funcionamiento es similar a los monitores pero con una mayor luminancia y un tamaño mayor. Esto hace que se puedan dar combinaciones de color que tienen por único objetivo el embellecimiento y la mejora estética.

Los sistemas más básicos pueden representar 7 colores mientras que otros pueden alcanzar incluso hasta los 16,7 millones de colores, dependiendo del sistema de iluminación.

Diferencia entre RGB y CMYK

Además de la representación cromática RGB, existen otras, como es el CMYK, que también se utiliza con frecuencia, sobre todo en el mundo de la impresión. De hecho, es el sistema que se encuentra presente en las impresoras domésticas.

En este caso, en lugar de hacer uso de tres colores como el RGB, hace uso de cuatro, que son el Cian, Magenta, Amarillo y Negro. A través de la combinación de ellos puede llegar a conseguir todo tipo de colores. La adaptación de un RGB a CMYK provoca que el color sea más palido.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.