Qué es la hiperconectividad

Contenido del Artículo

Desde tiempos remotos, el ser humano ha buscado la manera de mantenerse informado. Esta información puede estar relacionada con el clima, con el alimento, con el territorio, con las personas que lo rodean, con los peligros a los que se expone a diario, etc.

De hecho, es tan importante mantenerse informado sobre la situación actual, que se ha valido de diferentes medios y herramientas para conocer la situación, no solo de la localidad en la que vive, sino también en el mundo entero.

Si bien es cierto que esto tiene su lado positivo, pues ya no se está en ignorancia, también lo hace más consciente de las tragedias, las desgracias y las noticias lamentables que azotan a la humanidad. No obstante, esto le da la oportunidad de asumir una postura, pasiva o activa.

Hiper conectividad

Hoy en día, gracias a los grandes avances en materia de tecnología, el hombre puede tener acceso a un gran caudal de información de todo tipo, la cual adquiere a través de diferentes medios electrónicos, como la radio, la televisión, el teléfono celular, las tabletas, entre otros dispositivos.

A esta situación o acción se le conoce con el nombre de hiperconectividad. Es probable que sepas de qué se trata, pero no estés familiarizado con el término que lo nombra. Sin embargo, en este artículo, te contaré todo lo que necesitas saber, y más, sobre la hiperconectividad.

Conocerás las dos caras de la moneda. Es decir, sus beneficios, pero también cuáles son sus desventajas. Además, conocerás cómo influye en nuestra vida diaria y mucho más. De tal manera que, si te interesa ampliar tus conocimientos sobre este tema tan interesante y actual, no puedes dejar de leer lo que sigue. De seguro te será de mucha utilidad y podrás sacarle el máximo provecho. Veamos de qué se trata.

Instrucciones

Hiper conectividad

La hiperconectividad es un concepto que hace referencia a la condición actual en la que se encuentran la mayoría de las personas, los cuales se la pasan conectados a diferentes tipos de información por medio de distintos dispositivos, tal como ya te lo he mencionado anteriormente.

El tiempo de uso de los dispositivos electrónicos ha incrementado muchísimo desde la llegada al mundo del Covid-19 y la situación de confinamiento que se tomó, como medida preventiva, para evitar que el contagio se siguiera extendiendo.

Este incremento no solo se debe a que ahora se realizan más actividades de ocio que antes, sino a que también se llevan a cabo actividades laborales vía streaming y por otros medios.

La tecnología de la información y de la comunicación siempre ha estado punteando la revolución tecnológica, en vista de que se ha encargado de abrir puertas a las relaciones humanas, el mundo laboral, la investigación, el entretenimiento la educación y mucho más.

Además, gracias a la hiperconectividad podemos estar en contacto con personas que se encuentran en diferentes partes del mundo y estar al tanto de sus vidas, tal como si las tuviésemos cerca. De tal manera que las distancias se han hecho cada vez más cortas.

Sin temor a equivocarme, puedo afirmar que, actualmente, estamos más conectados que nunca al mundo. Esto, supone muchas ventajas. Por ejemplo, facilita la expresión libre de ideas, noticias, conocimientos, etc.

Por otra parte, ha hecho posible crear un ambiente motivador capaz de trabajar la estimulación cognitiva de los más jóvenes, mediante programas informáticos educativos.

Sin embargo, la hiperconectividad también tiene su lado negativo. Puede llegar a repercutir en nuestra vida diaria de diferentes maneras. De ahí que necesites enterarte de cuáles son.

Que Necesitas

Hiper conectividad

Aunque las tecnologías de la información y de la comunicación no son ni buenas ni malas en sí mismas. Sin embargo, el mal uso y el abuso de estas herramientas pueden llegar a traer repercusiones negativas.

Pero, ¿qué podría calificarse como un mal uso? Cuando se emplean estos medios de comunicación para insultar, estafar, acosar o dañar de alguna otra manera a una persona. Ahora bien, el abuso comienza cuando pasas tantas horas conectado a Internet que dejas de realizar ciertas actividades y hasta responsabilidades.

Algunas de las consecuencias de la hiperconectividad son las siguientes:

  • Sufrir de episodios de ansiedad.
  • Tener miedo a estar perdiéndose de algo o a quedar excluido de las redes sociales.
  • Falta de creatividad.
  • Pérdida del análisis crítico de la realidad.
  • Distorsiones cognitivas.
  • Tener problemas para socializar.
  • Tendencia a aislarse de los demás.
  • Manifestar comportamientos compulsivos.
  • Se incrementa el riesgo de padecer depresión.
  • Comienzan a aparecer problemas relacionados con el sueño, como el insomnio.
  • Se sufre una desestructuración de la personalidad, etc.

Podría parecer que se está exagerando el asunto, pero la verdad es que estos síntomas son reales y se parecen mucho al síndrome de abstinencia que sufre quien está comenzando a dejar las drogas o el alcohol.

Por ello, para evitar pasar por este mal momento, es necesario que tomes en consideración algunas recomendaciones importantes relacionadas con este tema.

Consejos

Hiper conectividad

La hiperconectividad forma parte de una realidad de la que no podemos escapar. Es casi inevitable pasar largas horas sentado frente al computador o pegado a los dispositivos móviles. No obstante, ¿quiere decir eso que tienes que resignarte a convertirte en un zombi de la tecnología? No necesariamente.

Entonces, ¿qué puede ayudarte? Lo primero que tienes que hacer es estar atento a las señales que puedan indicarte que estás cayendo en los excesos. Algunas de estas señales son:

  • Ansiedad al estar sin el móvil en las manos.
  • Incumplimiento de las responsabilidades diarias.
  • Abandono de las actividades recreativas.
  • Demasiadas horas de exposición a estas herramientas tecnológicas de comunicación, etc.

Si eres consciente de que algo va mal, puedes tener la oportunidad de hacer algo al respecto y de recuperar el control de tu vida. La idea es que, al usar las tecnologías de información y comunicación, seas tú el que las dirijas y no el dirigido.

Entre las cosas que puedes hacer están las siguientes:

  1. Establecer un límite de tiempo. Dedicar cierto espacio de tiempo al uso de la tecnología puede ser muy instructivo y enriquecedor. Pero, no puedes permitir que estas se conviertan en el centro de atención de tu vida.
  2. Ponte límites y reglas básicas relacionadas con el uso de las TIC. Por ejemplo, no usar el teléfono antes de irte a dormir ni durante la hora del almuerzo. Tampoco en horas de estudio o de trabajo, o mientras estás en compañía de amigos y familiares.
  3. Procura que haya un equilibrio entre tu vida online y tu vida real. Mezclar ambas cosas podría cambiarte la perspectiva de la realidad y sucumbirte en un mundo al que no tengan acceso los demás.
  4. Si eres padre, supervisa el tiempo que tus hijos pasan utilizando estas herramientas. Asimismo, controla el contenido con el que se recrean. Recuerda que todo lo que entra en la mente tiene una repercusión en su comportamiento.

hiper conectividad

Por otra parte, no puedes olvidarte de darles el ejemplo. Si les prohíbes los excesos y les pides autocontrol, debes ser el primero en actuar de la misma manera. Recuerda que las palabras pueden enseñar, pero con el ejemplo dejarás una huella profunda en ellos.

Si bien es cierto que la hiperconectividad está a la orden del día, podría calificarse como un mal necesario, ya que nos permite mantenernos informados y al día con los sucesos que se desenvuelven a nuestro alrededor.

También hace posible que estemos en constante comunicación con quienes están lejos y que podamos mantenernos al tanto de sus alegrías y pesares. No obstante, si no tienes cuidado, el equilibrio podría perderse rápidamente. El uso y el abuso de estas herramientas podrían comenzar a afectar tu vida personal y laboral. Además, podrían aislarte de las personas que te quieren y afectar tus relaciones interpersonales.

En realidad, sería un verdadero desastre. Por ello, antes de caer en esta situación tan lamentable, pon manos a la obra y coloca cada cosa en el lugar que le corresponde. Así evitarás caer en la trampa de la hiperconectividad.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.