¿Qué es una Fuente de Alimentación y para que sirve?

Puede que nunca hayas escuchado hablar de la fuente de alimentación, aunque es difícil de imaginar en el caso de que seas una persona que se encuentra al tanto del mundo de los ordenadores y la informática en general. En cualquier caso, a lo largo de las siguientes líneas te vamos a explicar qué es una fuente de alimentación y para qué sirve, de forma que, en el caso de que tengas dudas, las puedas ver resueltas.

Qué es una fuente de Alimentación

Una fuente de alimentación, también conocida como fuente de alimentación, es un componente de hardware que tiene como finalidad transformar la corriente alterna que recibe de la línea de electricidad que se recibe en los hogares en corriente directa o continua. 

Esta es la que utilizan diferentes equipos y dispositivos, como es el caso de los ordenadores, los televisores, etcétera. De esta manera es capaz de poder suministrar los voltajes apropiados para el funcionamiento de estos sin que se produzca ningún tipo de daño en los mismos. Habitualmente, las fuentes de alimentación incorporan elementos de protección. Así están protegidos los equipos frente a circunstancias que puedan darse en el suministro eléctrico, como es el caso de la sobretensión.

En primer lugar cabe realizar una distinción entre los diferentes tipos de fuente de alimentación que se pueden encontrar en la actualidad. Estas pueden ser lineales o conmutativas/transformadas.

Fuentes lineales

Este tipo de fuentes son las que tienen un diseño simple. Siguen el esquema en el que se encuentra un transformador como reductor de tensión; rectificador para la conversión de voltaje alterno; filtro; y regulación para mantener el voltaje de salida.

Fuentes conmutativas

Este tipo de fuentes tienen la misma potencia que las lineales. Sin embargo, convierten la electricidad a través de la conmutación de alta frecuencia sobre transitores. Son más eficientes que las lineales pero también más susceptibles a sufrir cortes de electricidad.

Para qué sirve una fuente de alimentación

Dicho lo anterior, podemos explicarte brevemente para qué sirve una fuente de alimentación. Sus funciones son pricipalmente cuatro:

  • Transformación.En primer lugar, con el uso de este tipo de componentes es posible reducir la tensión de entrada a la fuente, que son las suministradas por la red de electricidad. De esta forma se consigue un voltaje de salida de entre 5 y 12 Voltios.
  • Rectificación. La fuente se encarga de evitar que se produzcan oscilaciones de voltaje. De esta manera se busca pasar de corriente alterna a continua mediante un componente específico para ello llamado puente rectificador. Esto hace que el voltaje no pueda bajar de 0 voltios, estando siempre por encima.
  • Filtrado. Esta fase se encarga de aplanar en la mayor medida de lo posible la señal. Para ello recurre al uso de los condensadores. Estos tienen la función de retener la corriente para luego hacer que pase de una manera lenta.
  • Estabilización. En el momento en el que se tiene señal continua y casi plana, se encarga de estabilizarla totalmente.

Cómo elegir una fuente de alimentación

A la hora de elegir una fuente de alimentación es importante tener en cuenta una serie de factores, entre los que se encuentran los siguientes:

  • La potencia que es capaz de suministrar la fuente elegida, que debe ser acorde a las necesidades del equipo.
  • El formato de la fuente, ya que existen diferentes tipos de fuentes de alimentación. A ellos haremos referencia en el siguiente apartado.
  • Los accesorios que pueda incluir y que puedan hacer que te decantes por una u otra. Este es el caso, por ejemplo, de las fuentes de alimentación modulares, que permiten una mejor gestión de los cables.

Tipos de fuentes de alimentación

Las fuentes de alimentación que se encargan de la alimentación de los equipos informáticos se encuentran en el interior de sus cajas de PC. Lo más habitual es que sean de tipo AT o ATX. Las primeras fueron utilizadas en el pasado, mientras que en la actualidad se emplean las ATX.

Fuentes AT

Las fuentes AT cuentan con conectores a la placa base, lo que es una diferencia con respecto a las ATX. Además, la fuente es activada a través de un interruptor en el que hay un voltaje de 220 V. Esto hace que exista cierto riesgo a la hora de llevar a cabo la manipulación del ordenador.

A nivel tecnológico son más básicas y actualmente apenas se usan. Su principal problema era que al contar con dos conectores a conectar con la placa base, esto originaba problemas y confusiones, además de cortocircuitos.

Fuentes ATX

Las fuentes ATX es una fuente más moderna y que siempre se encuentra activa. Es decir, siempre está alimentada con una pequeña tensión para estar en función de «Stand by» o espera.

Una de sus ventajas es que no cuentan con un interruptor de encendido o apagado, sino que trabajan con un pulsador que se encuentra conectado a la placa base, de manera que se facilita el llevar a cabo las conexiones o las desconexiones. En función del tipo de caja y la potencia se pueden encontrar en diferentes formatos, con los que logran adaptarse a estas.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.