Desde bien pequeños, cuando hemos aprendido a usar un ordenador en la asignatura de informática nos enseñaron a diferenciar entre los conceptos de hardware y software, aunque seguro que posteriormente no le diste mayor importancia. A grandes rasgos, el hardware es todo lo relacionado con la maquinaria, y toda la parte de equipo físico. En cambio, el software está mucho más relacionado con el programario y todo lo que instalamos en el hardware. Es necesario una buena maquinaria, sin ir más lejos, para poder disfrutar de Yomvi y su funcionamiento.

¿Qué es el hardware?

De hecho, la propia RAE define a hardware como todo lo material de una computadora. En esta larga lista podemos incluir diferentes elementos como todo el conjunto de cableado, pantallas, la CPU y todos los elementos que la integran interiormente como la memoria RAM, el disco duro, la tarjeta gráfica o la tarjeta de sonido. De hecho, muchos limitan el hardware a aquellos elementos que no se ven pero los periféricos también entrarían dentro de esta definición. Así, el ratón o el teclado también serían parte. Incluso, un puerto USB que podamos utilizar para guardar archivos y poder transportarlos desde un ordenador a otro también formaría parte del posible hardware que podamos usar. Los USB han sufrido una enorme evolución en los últimos años. ¿Se acuerdan de aquellos dispositivos que apenas podían llevar 500 MB? Ahora, y con un precio realmente asequible, podemos adquirir aquellos que tengan más de 20 GB de capacidad. El transporte de archivos también ha evolucionado enormemente con el tiempo.

Uno de los grandes avances en cuanto al hardware se basa en el tamaño. Aquellos más románticos recordarán aquellas computadoras que ocupaban toda una habitación y que se utilizaban con el MS-DOS. Décadas después y pasando por diferentes ediciones de Windows como el 95, el 98, el XP o el 7, entre otros, el tamaño de los ordenadores se ha reducido muchísimos. Han aparecido los portátiles que no necesitan estar necesariamente enchufado a la corriente para utilizarse e incluso las tablets o los smartphones (otros tipos de hardware) también han empezado a realizar dicha función. De esta forma, no solo ha sido el software lo que ha evolucionado muchísimo con el paso de los años, sino que la maquinaria de mediados del siglo XX con ahora que nos acercamos al primer cuarto del siglo XXI, poco o nada tiene que ver con antaño.

Los más nostálgicos también recordarán con emoción las cuatro generaciones de que está compuesta la historia del hardware. Al igual que las grandes etapas de la humanidad, separadas por descubrimientos como el fuego, el cobre o el bronce, en el caso del hardware también se separan por el cambio de los materiales fruto de los avances tecnológicos. En la primera etapa se empezó usando tubos de vacío antes de pasar a los transistores y a los actuales circuitos integrados dentro de la CPU de la propia computadora. Sin embargo, de cara al futuro, los expertos ya visionan la siguiente etapa cuando se encuentre al material que será el encargado de sustituir a los actuales circuitos de silicio.

Beneficios del hardware

Con todo, el hardware es especialmente necesario para hacer funcionar cualquier tipo de computadora pero apostar por elementos de calidad también tiene enormes beneficios. Los más destacados son los siguientes:

  • Permite que un ordenador pueda encenderse y funcionar. Si queremos que  cualquier tipo de PC pueda ponerse en marcha y ser utilizado por nosotros es necesario contar con un hardware. Sin este conjunto de elementos, nuestra computadora no tendrá ningún tipo de vida útil disponible.
  • Manipula el rendimiento del ordenador. El disco duro y la memoria RAM son los elementos, junto con nuestro cuidado y uso que le demos al conjunto informático, que marcarán la velocidad que podamos tener en nuestra computadora. Por ello, a cuánta mayor calidad podamos apostar mejor rendimiento tendremos para nosotros como usuarios.
  • Amplia y disminuye el espacio del disco duro. Otras partes fundamentales de nuestro hardware como es el espacio disponible que tenemos para guardar archivos en nuestro disco duro también puede ser  variado en función de nuestros intereses.
  • Da un nivel de calidad personalizado al usuario. En definitiva, el principal beneficio del hardware es que es totalmente personalizable a las necesidades del usuario. Si queremos más de un elemento solo debemos utilizar aquel que nos venga bien. No es algo fijo que venga de serie del ordenador.

Con todo, el rendimiento del hardware de un ordenador es totalmente manipulable como acceder al router. Por ejemplo, podemos optar por una memoria RAM determinada y, posteriormente, siempre que sea compatible con el tipo de ordenador que utilicemos podemos añadir una tarjeta gráfica y de sonido, por ejemplo, totalmente diferente a las que utilizábamos antes. Con esto, somos amos totales del hardware de nuestro ordenador y podemos variarlo y girarlo a nuestro completo antojo. Muchos ya son los que optan por tener dos ordenadores. Aquella computadora más básica para poder trabajar y elaborar documentos, y la otra para sus actividades de ocio tales como ver películas o jugar a diferentes juegos que requieren un mayor espacio en el disco duro y una mayor memoria RAM. Todo dependerá del presupuesto que tengamos, del dinero que estemos dispuesto a invertir y del tiempo que tengamos para poder diseñar y construir aquel ordenador que tanto queramos. Antes de tomar una decisión de este tipo, tomáte tu tiempo y analiza todas tus posibilidades.

Funciones del hardware

El hardware tiene funciones muy diferenciadas, en función del elemento del que hablemos. Para empezar, los periféricos tienen finalidades muy bien definidas. El teclado es el dispositivo que nos permite escribir textos y hasta puede servirnos de ratón, el elemento que permite mover el cursor. Con las teclas del tabulador y las flechas podemos movernos entre las diferentes barras de tareas. Empezaron siendo por cable pero actualmente es complicado no encontrar alguno que no sea inalámbrico. Incluso, los ordenadores portátiles han cambiado los ratones. Puedes elegir el que viene incorporado en la computadora o, por contra, poner un ratón inalámbrico. La revolución acabó por llegar cuando las tabletas pueden casi convertirse en ordenadores portátiles. Ya es posible con un teclado portátil, y a través del bluetooth, incorporar un teclado a la tablet y trabajar como si de un ordenador se tratara. Incluso, muchos optan por utilizar su propio smartphone como si fuera un PC. Algunos móviles cuentan con una pantalla de muchas pulgadas y parece cuestión de tiempo que aparezcan también teclados que sean compatibles con este tipo de dispositivos.

Sin embargo, existen otros elementos del hardware de mucha mayor importancia. Es cierto que sin ratón ni teclado es casi imposible sobrevivir delante de un ordenador, pero la memoria RAM, la tarjeta gráfica o de sonido también cuentan con una enorme importancia en cualquier tipo de computadora. El procesador de cualquier tipo de ordenador es el elemento clave. Si el corazón da la vida a un ser humano, un procesador se lo da a una computadora. Si se rompe el procesador, se rompe el PC. La memoria RAM, en este caso y siguiendo con el paralelismo con el cuerpo humano, sería el aparato circulatorio del mismo. Tanto el procesador como la memoria RAM son complementos y deben ser capaces de trabajar juntos para conseguir el máximo rendimiento del conjunto para el usuario. Mientras el disco duro se dedica al almacenamiento de datos, es decir, todo lo que guardamos va a parar a este disco duro, la memoria RAM es la responsable de permitirnos ejecutar diferentes procesos al mismo tiempo. Cuánto mayor sea esta memoria más acciones podremos realizar al mismo tiempo. Ponte por caso que estás elaborando un documento Word, buscando información en tres páginas de Internet diferentes y escuchando música. Si tu memoria RAM no es suficiente podrías acabar viendo como el ordenador empieza a colgarse, y es necesario tirar del administrador de tareas para cerrar alguno de estos procesos.

En segundo plano, en términos de importancia, aparece la tarjeta gráfica y la de sonido, que son necesarias para usar autocad y poder escalar en el programa. Algunas aplicaciones, especialmente juegos de PC, requieren de una tarjeta de vídeo determinada para poder ejecutarse correctamente. Esto es como elegir el tipo de televisor que queremos y si este debe ser HD o no. Lo mismo ocurre con la tarjeta de sonido, que permite elegir la calidad del sonido que queremos para nuestra computadora. Otro de los elementos que está cobrando mucha fuerza en cuanto al hardware es el monitor. Hace algunos años, la oferta de pantallas era muy limitada. Solo podías elegir el número de pulgadas que querías. Sin embargo, la aparición de las planas y las de plasma ha modificado el número de opciones que tenemos a nuestra disposición. De hecho, este sector ha vivido un enorme efecto multiplicador que hace que la oferta sea realmente amplia y que existan numerosas opciones a nuestra disposición para construir aquel ordenador deseado por nosotros en función de nuestras necesidades. Con todo, la historia del hardware demuestra el gran trabajo que ha hecho el ser humano en el área de la informática, un campo en constante desarrollo y que en las siguientes décadas va camino de vivir un camino totalmente similar en cuanto a desarrollo y avances.

¿Te ha gustado?