Cuando navegamos por la red, dejamos rastro en todas partes. Todo lo que publicamos en Internet queda registrado para siempre. Además, nuestra computadora o dispositivo móvil también toma nota de aquellas páginas que visitamos y las almacena en lo que se denomina historial de navegación. Para hacer un símil con el mundo hotelero, o de cualquier tipo de empresa de servicios, este sistema sería similar a lo que se conoce en dichos sectores como el libro de visitas. Como usuarios, tenemos la oportunidad de borrarlo y volverlo a dejar a cero. Todos los vídeos de Youtube que queramos descargar desaparecerán.

¿Qué es el historial de un navegador?

Cuando hablamos de historial de un navegador, todo el mundo suele tener claro que los principales navegadores como Chrome, Firefox, Opera o Internet Explorer cuentan con un registro que almacena todas las páginas que hemos visitado desde que pisamos dicho navegador. Sin embargo, algunas personas optan por ponerse en modo de incógnito, o navegación privada, para evitar crear este directorio que deja rastro hasta que alguien decida eliminar el historial. En Google Chrome, con la página de Google predeterminada, y Opera entre otros, incluso, el sistema permite realizar búsquedas dentro del propio historial del navegador para facilitar la búsqueda de una página determinada que hayamos visitado en el pasado. Las opciones que nos ofrece actualmente esta plataforma son muy variadas y eso puede jugar a nuestro favor, o en cambio, a nuestra contra.

Este historial almacena todas las páginas vistas y las distribuye de forma periódica en función de la forma que la queramos consultar. Así, tenemos la oportunidad de visitar nuestro historial diario (viendo los últimos días que hayamos navegado), semanal, mensual o incluso anual. El sistema puede darnos la oportunidad de revisar dónde navegamos hace tres años y, por tanto, recuperar una información realmente muy pasada. Cuando visitamos páginas que queremos recuperar en el futuro, es una parte del navegador realmente útil.

Además de generar un historial de navegación, Internet también crea lo que se denomina cookies. Esto lo aprovechan las empresas y los buscadores para orientar su estrategia publicitaria. Así, cuando navegamos por cualquier tipo de página web, dichas cookies orientan nuestros gustos y hábitos y, en función de lo que hayamos visitado en los últimos días, nos ofrece una publicidad acorde a ello. Por ejemplo, si nos pasamos las horas visitando tiendas de ropa, la publicidad estará relacionada con esta temática. Lo mismo ocurre con cualquier tipo de contenido que consumamos. Al mismo tiempo, cuando borramos el historial del navegador también podemos tomar la decisión de eliminar las cookies.

Beneficios de limpiar el historial de un navegador

Con todo, limpiar el historial del navegador nos puede sacar de algún pequeño apuro, y por tanto, conlleva numerosos beneficios que debemos conocer para navegar por la red de una forma más tranquila:

  • Elimina nuestra huella digital. Aunque no es realmente cierto, solo los expertos en informática son capaces de reconstruir un historial de navegación una vez se ha eliminado. Aunque no sea ético, la realidad es que muchas personas navegan por muchos sitios que no deben. Por ello, lo primero que hacen es mirar encima de sus hombros por si hay alguien que puede descubrirlos y, posteriormente, elimina el historial del navegador para no dejar ningún tipo de rastro.
  • Quita peso al ordenador. Tanto el historial de navegación, como las cookies y los archivos temporales, tienen un tamaño determinado que añaden peso al disco duro del ordenador. Por ello, eliminarlos de forma periódica también aligerará el rendimiento de la computadora. Historiales de demasiado tiempo pueden ser motivo para que el sistema necesite pensar más cuando ejecutamos cualquier tipo de acción.
  • Coger el hábito. Para no ser descubierto, los hábitos son importantes. Por ello, si eliminamos el historial de navegación y nos acostumbramos a ello evitaremos disgustos. Si no se hace con una rutina, podemos caer en el olvido y acabar siendo detectados.
  • Evitar la publicidad de Adwords. La publicidad que genera Google, a través de las cookies y de aquellas páginas que visitamos, puede ser muy molesta y en algunos casos puede ser la forma de ser descubiertos. Por ello, proceder a su eliminación también nos permitirá ahorrar disgustos.

Pese a que no debe ser motivo de alarma, es necesario saber que la privacidad en Internet está completamente muerta y que es imposible esconder cualquier tipo de movimiento. Sin embargo, eso es solo para el colectivo que es experto en informática, que es una parte muy pequeña de la población. Los ISP están obligados a guardar los datos durante cinco años, mientras que existen también softwares especializados junto con el registro de Windows que pueden convertirse en la fuente perfecta para saber cuál ha sido el recorrido de una persona a través de la red.

Cómo limpiar el historial de un navegador

Una vez conocido el concepto de historial de navegación y los beneficios que nos puede comportar eliminarlo, una de las partes más importantes es explicar cómo se realiza dicha acción, en función del navegador utilizado por cada uno de los usuarios. Nos centraremos en aquellos más usados como Google Chrome, Mozilla Firefox, Internet Explorer u Opera:

  • Google Chrome: En Chrome se pueden realizar dos acciones totalmente diferentes. Por un lado, eliminar el historial de navegación y, por otro lado, el historial de búsquedas de Google de forma independiente. Para suprimir tu historial de búsquedas, deberás abrir el navegador y en la parte derecha de la pantalla encontrarás el botón de más expresado en puntos suspensivos. Al apretarlo, se te abrirá una barra de tareas donde deberás elegir la de historial. A partir de aquí, se abrirá el historial y podrás revisarlo antes de decidir eliminarlo. Clicando en borrar datos de navegación y marcando todos los intervalos de tiempo junto a historial de navegación y apretando en borrar datos será suficiente para enviar el historial de Chrome a la papelera. Sin embargo, para que parezca menos sospechoso, quizás te interesa eliminar solo algunos elementos de navegación. Esto también es posible. En historial aparecerán todas las acciones. Seleccionando solo aquellas que quieras eliminar, también puedes quitarte de encima solo aquellas que te interesen.
  • Mozilla Firefox: Además de Google Chrome, muchas personas también navegan con Mozilla Firefox. Este navegador cuenta con una opción realmente intuitiva para eliminar su historial de navegación. Seleccionando la pestaña que se encuentra junto a la barra de direcciones, encontrarás un icono de un engranaje donde aparecerá la opción de eliminar el historial de navegación. Nos pedirá una confirmación y seleccionando aceptar ya será suficiente. Sin embargo, además del historial de navegación, quizás también nos interese librarnos de las cookies. En el mismo icono del engranaje, también encontrarás la opción de eliminar las cookies y los archivos almacenados. De nuevo, al igual que en el historial de navegación, nos pedirá una confirmación. Apretando aceptar será suficiente para que el sistema también proceda a eliminar las cookies y los demás archivos.
  • Internet Explorer: Explorer es el navegador que ofrece Microsoft, y uno de los que cuenta con una mayor historia en la red. Para eliminar el historial de navegación, nos dirigiremos a la pestaña favoritos donde se nos desplegará un menú. En él, seleccionaremos la pestaña de historial y seleccionaremos la opción que más nos satisfaga para visualizar nuestro historial de navegación. Una vez dentro, contaremos con las mismas opciones que vimos en Chrome. Por un lado, podemos seleccionar un sitio concreto de la lista si nuestro deseo es eliminar una parte del historial o, por otro lado, seleccionar todos los sitios para eliminar el historial completo. Posteriormente, seleccionando eliminar ya estará el historial totalmente borrado del sistema. Es una opción muy útil cuando usamos equipos públicos o compartidos donde nuestra privacidad se pueda ver afectada.
  • Opera: Pese a ser menos conocido, Opera también cuenta con uno de los mejores sistemas de historial de navegación. Este es cronológico, y además permite filtrar búsquedas dentro de él para ayudarnos a encontrar aquello que buscamos. Además, también diferencia entre aquellas direcciones que se ha llegado de forma directa, de las que hemos visto a través de un método orgánico, social o referral (enlaces). Pese a todo, esto no puede ser suficiente para mantener la información en el historial sin suprimirla. En opciones, avanzado llegaremos a historial. Tenemos la opción de comunicar a Opera el número máximo de direcciones que puede recordar. No olvides que un historial de navegación demasiado grande puede ralentizar el sistema. Para borrar el historial, simplemente debes pulsar en limpiar y ya estará el historial totalmente limpio.

Debes tener cuidado si decides eliminar el historial de navegación, junto a las cookies y los archivos temporales, haciendo un barrido completo. Esta información también permite mantener conectado a los usuarios en numerosas cuentas. Cuando seleccionamos la opción de recordar contraseña, esta información se almacena Conociendo el manual de acción de los principales navegadores, podrás navegar con mayor tranquilidad si no quieres dejar un rastro digital en la red. Si tenemos un blog con el que ganamos dinero y borramos el historial no olvidemos apuntar las credenciales antes. Eliminar el historial de navegación es una de las principales preocupaciones de la vida de muchas parejas que comparten ordenador en su casa para evitar posibles discusiones que puedan acabar en divorcio.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 50,00% le ha gustado.