Los principales navegadores de red, como Google Chrome, Internet Explorer, Mozilla Firefox u Opera entre otros, innovan cada vez más ofreciendo nuevas oportunidades a los usuarios. En este caso, intentan que las personas que naveguen puedan tener una mayor experiencia a partir de la inclusión de lo que se conoce como caché del navegador. Por ejemplo, para descargar vídeos de Youtube.

¿Qué es la cache de un navegador?

Simplemente, la función de la caché de un navegador es permitir a los principales navegadores de Internet ofrecer a los usuarios la carga más rápida de aquellas páginas a las que intentan acceder. El secreto está en que guardan en el ordenador parte de la información que se ha solicitado previamente y, por tanto, el trabajo que debe hacer para entrar en la web es relativamente más bajo que antes. Se suele decir que Internet ha interconectado a todo un mundo, cada vez más globalizado. Esto es algo que no hace más que confirmarlo. La caché de un navegador permite aprovechar las imágenes, los vídeos y los textos de otro ordenador, que previamente ya ha entrado en la página web a la que intentamos acceder conectándonos a dicho ordenador.

Si es una página web muy pesada, tendremos que esperar más tiempo para verla completa. Sin embargo, sin la caché, el tiempo de espera sería realmente mucho más largo. Lo que hace la caché del navegador, además, es almacenar toda la información previa que ha conseguido descifrar. De esta forma, si al cabo de 30 minutos o más o menos tiempo, volvemos a acceder a la página web previa, la carga será mucho menor ya que la información ya estará almacenada de la otra vez que intentamos entrar previamente. Así, la cantidad de páginas que podemos ver durante una navegación ha aumentado de forma repentina en los últimos años gracias simplemente a la caché.

El avance en los teléfonos móviles, además, también ha llevado a incorporar memoria caché en los smartphones. Si accedemos a un blog con el que queremos ganar dinero se recordará.Su función es exactamente la misma. Aprovecha la información que puede encontrar de otros móviles, almacena los datos que encuentra al acceder en cualquier tipo de página web. Posteriormente, si se intenta volver a acceder a ella, el proceso de carga es mucho más sencillo ya que gran parte del trabajo ya se ha realizado previamente. Sin embargo, también incorpora los pros y los contras que se explicarán a continuación.

Beneficios de limpiar la cache de un navegador

Con todo, la caché de un navegador aporta numerosas ventajas a los usuarios, pero si se limpia, sus beneficios se multiplican exponencialmente ya que se aumentan sus puntos fuertes. Los más destacados son los siguientes:

  • Las páginas cargan más rápido. Como se ha explicado anteriormente, la principal ventaja de la caché de un navegador es conseguir que las páginas tengan una menor velocidad de carga. Así, se pueden incorporar plugins y contenido HTML de alta calidad, pero también de alto peso que puede ralentizar la web.
  • Se libera espacio en disco. Al igual que el historial de navegación, la caché de un navegador ocupa espacio en el disco duro y puede llegar a ralentizar el ordenador. Para conseguir aumentar el rendimiento de la computadora, se recomienda liberar la caché.
  • Evita cambios en el diseño de una página web. En algunos casos, puedes estar creando tu propia página web, o una empresa puede estar realizando dicha tarea para ti. Sin embargo, la caché puede jugar en tu contra y no permitirte ver los cambios ya que la página se está cargando desde ella. Para implementar las modificaciones deberás limpiarla.
  • Aumenta la vida útil del ordenador. El correcto mantenimiento del espacio en el disco duro y de la memoria RAM alarga la amortización de dicho dispositivo. Por ello, aunque parezca una tontería, limpiar la caché del navegador permitirá alargar la obsolescencia de la computadora.

En algunos navegadores, sin embargo, borrar la caché y las cookies puede tener consecuencias no deseadas, que deberá mantenernos prevenidos. Algunos datos importantes y cómodos para los usuarios, como son las contraseñas recordadas pueden acabar desapareciendo. Por ejemplo, a la hora de ingresar en nuestras diferentes cuentas de correo electrónico, podemos encontrarnos con la tesitura de vernos obligado a ingresar nuestra contraseña ya que el sistema ya no la recuerda. En caso de no tenerla apuntada, o recordarla, podríamos tener que superar el trámite de modificar las claves.

Cómo limpiar la cache de un navegador

Una vez conocido el concepto de caché de un navegador, junto a los beneficios de borrarla, vamos a explicar cómo realizar dicha acción en los principales navegadores. Nos centraremos en Chrome, Firefox, Internet Explorer y Opera:

  • Google Chrome: Una vez hayamos abierto el navegador de Google Chrome, con la página de inicio de Google, nos dirigiremos a los puntos suspensivos que encontraremos en la parte superior derecha de nuestra pantalla. Es donde podremos personalizar y controlarlo. Se desplegará un menú donde encontraremos la opción de más herramientas y, dentro de ella, borrar datos de navegación. Podemos seleccionar el intervalo de tiempo deseado, pero si queremos dejarla limpia, deberemos seleccionar todos los periodos. Se pueden marcar las cookies, junto a archivos e imágenes almacenados en caché, y marcando borrar datos tendremos la caché completamente limpia.
  • Internet Explorer: El navegador de Windows es uno de los más utilizados por los usuarios. Para eliminar la caché,deberemos dirigirnos a la barra de herramientas y seleccionar la opción de «opciones de Internet y seguridad». En esta parte, veremos la opción de eliminar historial de navegación, cookies y archivos e imágenes de la caché. Seleccionaremos lo que nos interesa borrar y le daremos a aceptar. Una vez hayamos aceptado, la caché estará completamente limpia y, por tanto, el rendimiento del ordenador se verá beneficiado.
  • Mozilla Firefox: En el caso de que utilicemos Firefox, deberemos dirigirnos a la parte derecha de la pantalla donde encontraremos el menú representado con tres líneas. En él, elegiremos Opciones y seleccionaremos el panel de privacidad y seguridad. En este, veremos la sección de contenido de web en caché donde tendremos a nuestro alcance la opción de eliminar ahora. Al seleccionarla, estará completamente limpia. Además, en este navegador podemos programar para que se haga de forma automática. De hecho, si investigamos en este mismo panel encontraremos la posibilidad de decirle a Firefox que limpie automáticamente la caché cuando cerremos el navegador.
  • Opera: De forma predeterminada, y al igual que en otros navegadores, Opera almacena de forma automática todos los archivos en la caché. Sin embargo, tenemos la opción de limpiarla de forma eficiente. Para ello, iremos a configuración, opciones, avanzado y historial. Entre las opciones disponibles podrás eliminar la caché (es lo que estamos buscando), pero también podrás limitar el tamaño de esta o, bien, predeterminar que sea el propio sistema el que la limpie una vez cerremos el navegador. Todo depende del uso y la vida útil que le queramos dar.

Con todo, la caché de un navegador nos permitirá ir de página en página a una mayor velocidad, y con una menor espera que en otros casos. Sin embargo, también debemos tener la inteligencia necesaria para sacarle el máximo partido a sus puntos fuertes y limpiarla cuando ya no sea necesaria para evitar que el ordenador pueda empezar a ralentizarse. Conseguimos sacarle mayor partido a nuestra computadora y justificar el dinero que hemos pagado.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.