Durante nuestra vida como usuarios más o menos asiduos a las PC hemos conocido muchísimos ejemplos de Sistemas Operativos, hemos usado los populares Microsoft Windows quizás desde la edición XP o quién sabe si desde la 98, hemos visto o incluso usado alguna distribución de Linux en casa de un amigo. Es por esto que durante nuestra historia como usuarios puede que hayamos dejado atrás software o juegos que deseemos volver a retomar hoy, en nuestro flamante Windows 10 u 8.1. Es aquí donde entra Virtual Box.

Pero como todos sabemos, y como algunos de seguro se imaginarán, con los tiempos cambian las arquitecturas de nuestras PCs y por ende, la forma en la que administran los recursos de hardware se ha modificado. Por ello puede que varios de aquellos programas antiguos hoy no sean compatibles y den bastantes problemas para funcionar, un dilema bastante común hoy en día. Para nosotros los que usamos PC desde antaño, el dicho aquel de “lo bueno no pasa” quedó en desuso, y es que la tecnología a veces nos obliga a ir a velocidades vertiginosas, mucho más de lo que quisiéramos.

Virtual Box

¿De qué va Virtual Box?

Ahora se preguntarán, ¿esto es posible? ¿Puedo volver a jugar el juego que disfrutaba cuando niño sin necesidad de cambiar mi Sistema Operativo? ¡Pues claro!

La solución a los problemas de nosotros los nostálgicos de las PC, se llama Virtual Box. Este programa es una plataforma virtual de arquitecturas de PC que nos permite instalar dentro de sí misma un Sistema Operativo cualquiera para su uso. Es multiplataforma y nos va a permitir dentro de nuestro Windows 10, por ejemplo, instalar una distribución de Linux, o Windows XP y usarlo con todas las características que traen estos sistemas por defecto.

En esta guía vamos a aprender a instalar Virtual Box en Windows 10 y configurarlo para que lo uses sin mayores contratiempos. ¡Continuemos!

Primeros Pasos e Instalación de Virtual Box

Vamos a comenzar descargando el programa de su sitio web oficial, lo cual es lo mejor. Accede a la dirección http://www.virtualbox.org/ y cliquea en el botón “Download VirtualBox” para abrir la página donde podremos escoger cual será el Sistema Operativo sobre el cual usaremos el programa.

Busca el botón “Window hosts”, lo cual quiere decir que usaremos como plataforma anfitriona una distribución de Windows cualquiera. Haz clic en él para comenzar la descarga del instalador. Cuando este finalice busca el archivo VirtualBox.exe donde lo hayas situado y haz doble clic en él para abrir la ventana de instalación.

En la pantalla de bienvenida haz clic en “Siguiente”. Ahora podrás hacer una selección de los aspectos de Virtual Box que desees conservar en tu instalación, o bien quitar. Dejemos este apartado por defecto y continúa cliqueando “Siguiente”. Las opciones de acceso directo de la siguiente pantalla pueden quedarse como vienen de fábrica, así que continuemos. En la próxima pantalla de instalación veremos una advertencia de que se reiniciará la conexión de red, continuemos haciendo clic en “Si” ya que esto sólo será unos instantes. Ahora seleccionemos el botón “Instalar” para comenzar la instalación. Esperemos que el proceso acabe y haremos clic en “Finalizar”.

Contempla cómo se abre tu recién instalado Virtual Box ante tus ojos. Ahora bien, para poder comenzar a probar tus Sistemas Operativos antiguos debes recordar que necesitas tener en tu poder los discos de instalación de dichos sistemas, o al menos las imágenes ISO de estos. Quizás sea hora de desempolvar ésos cajones de discos que tienes guardados o surfear un poco la web en busca de algún ISO del sistema operativo que tienes en mente instalar. Esto es porque la instalación se llevará a cabo de manera convencional, necesitas esos instaladores pues de otra forma no podrás instalarlos en Virtual Box.

Virtual Box

Instalación de una Máquina Virtual en Virtual Box

Lo primero será hacer clic en el botón “Nuevo” para comenzar el Asistente que nos ayudará durante el proceso de instalado de nuestra primera máquina virtual en Virtual Box.

Nos saltaremos la pantalla de Bienvenida haciendo clic en “Siguiente”. En la próxima pantalla podremos nombrar nuestra máquina virtual y definir cuál Sistema Operativo instalaremos en ella. Ponle nombre a tu máquina virtual y escoge cual distribución de Windows vas a instalar en ella, y pulsa “Siguiente”.

En esta pantalla deberemos seleccionar la cantidad de memoria RAM que asignaremos a nuestra máquina virtual. Aquí debemos de tener cuidado, ya que esta memoria es un recurso crítico del sistema, y de lo que se trata es de asignar una cantidad mínima a la máquina virtual y dejar la mayor parte para nuestro Sistema Operativo anfitrión que es el que llevará todo el peso de emular nuestra máquina virtual. Aunque eso sí, pueden configurarla como deseen, pero recuerden que no es lo mejor asignar una cantidad máxima de memoria RAM, más aún si vamos a tener varias máquinas virtuales configuradas en el futuro. Cliqueamos en “Siguiente” cuando estemos listos.

Disco virtual

Ahora vamos a proceder a crear un disco virtual. En este espacio se almacenará tu máquina virtual y todo lo que en ella vayas a instalar por lo que piensa bien el tamaño ideal antes de crearlo.

Cliquea “Crear un disco virtual nuevo” y luego continúa. En esta pantalla podremos seleccionar el tipo de disco duro virtual que queremos, yo recomendaría seleccionar la primera opción ya que es la más popular y por lo tanto confiable. Marca la casilla “VDI” y prosigamos a la siguiente ventana. En esta pantalla podremos seleccionar que el disco virtual sea de tipo “Reservado dinámicamente” o de “Tamaño fijo”, a lo que seleccionaremos el primero, para no complicarnos demasiado y saltaremos a la próxima ventana. Por último vamos a seleccionar el tamaño del disco virtual en megabytes, asigna el espacio que hayas calculado necesario y continuemos. En la pantalla de resumen haz clic en “Crear” y volveremos a la ventana principal de Virtual Box.

Virtual Box

Instalación y Preparación del Sistema Operativo en nuestra Máquina Virtual

En la ventana principal de Virtual Box podremos ver nuestra máquina virtual apagada. Hagamos doble clic sobre ella para que se encienda. Ya que no tiene un Sistema Operativo instalado nos aparecerá una pantalla negra con un error, lo cual es totalmente normal. En la barra de menú superior haremos clic en la pestaña “Dispositivos” y seleccionaremos el CD o DVD de instalación que hayamos insertado o el dispositivo USB con el Sistema Operativo de nuestra elección para comenzar. Reiniciaremos nuestra máquina virtual en la pestaña “Máquina” y el dispositivo que seleccionamos arrancará para proceder a instalar nuestro Sistema Operativo como de costumbre.

Cuando hayamos instalado nuestro, por ejemplo, nuestro antiguo y lleno de recuerdos Microsoft Windows 98 para arrancar nuestra máquina virtual sólo será necesario abrir Virtual Box y hacer doble clic sobre nuestra máquina virtual para abrirla.

Salva tu Máquina Virtual

Una recomendación antes de acabar sería que de vez en cuando realices una salva de tu máquina virtual. Con esto, en caso de que te presente fallos o hagas algún cambio erróneo podrás volver a un punto anterior a dichos eventos y no tener que volver a instalarla.

Es muy fácil, en la parte superior derecha de la barra principal haz clic en el botón “Instantánea” para abrir el cuadro de Instantáneas y cliquea en el ícono con la camarita “Tomar Instantánea” y listo. En el futuro en caso de problemas podrás volver al punto en que tomaste dicha Instantánea.

Ya tenemos nuestra Máquina Virtual funcionando. ¡Ya podemos rememorar viejos tiempos con nuestro Sistema Operativo favorito!

¿Te ha gustado?