¡Saludos! Quizás te estés haciendo la misma pregunta que muchos ya se hicieron antes, y que yo misma me hice una vez, ¿qué son las fuentes? Desde que estamos trabajando con la PC las hemos usado, son la principal forma de interactividad y de introducción de información por medio de texto de nuestra computadora y nosotros como los usuarios.

¿Qué son las fuentes?

Las letras se usan desde el comienzo de la etapa civilizada del ser humano, jeroglíficos, escritura románica, kanjis japoneses, esta es la base de lo que conocemos hoy como fuentes en informática. Desde que hicimos la primera vez por introducir un texto en el Bloc de Notas o en el Microsoft Word ya las estábamos usando. Y aunque su origen se remonta a mucho antes de la era digital como hemos dicho, hoy en día puede sea más crucial saber qué son, cómo usarlas y configurarlas.

Fuentes

Una fuente, en sentido estricto, no es más que un archivo informático que guarda toda la información relacionada a la fuente en cuestión. Puede almacenar en su interior no sólo la forma de las letras en sí misma, sino también signos de puntuación, caracteres con capitalización o mayúsculas, dígitos y marcas diacríticas.

Pero por supuesto, una fuente guarda mucho más valor que sólo los datos que la componen. En su estilo la fuente guarda su verdadera esencia. Vivimos en un mundo globalizado, donde el comercio, la presentación de la información, la elegancia cobran cada vez más un papel preponderante. Para los que usamos la computadora en nuestro trabajo, el conocimiento exhaustivo o al menos básico de las fuentes nos puede sacar de más de un aprieto y puede aportar la mayoría de las veces un mensaje sin necesidad de sacrificar esfuerzo extra.

Con una buena fuente instalada en nuestra PC y configurada correctamente podremos decir más con menos. ¡Empecemos!

Agregando Fuentes a Microsoft Windows

Anteriormente a Microsoft Windows 7 instalar una fuente era un proceso no más complicado, pero sí más trabajoso, aunque el beneficio era mejor ya que aprendíamos más sobre cómo funcionan las fuentes y dónde se almacenan en nuestra PC. Sobre todo para aquellos que no estaban habituados al medio informático o recién se iniciaban en el uso de una computadora.

En esta guía vamos a aprender un método para los usuarios de Windows 7 u otro posterior, de agregar fuentes nuevas, quitarlas y volver a instalar las que trae Windows por defecto, en caso de que borremos accidentalmente alguna de estas.

Primero vamos a buscar la partición de Sistema Operativo de nuestra PC y accederemos con mucho cuidado a nuestra carpeta de instalación “Windows”. Buscaremos el directorio llamado “Fonts” y haremos doble clic para abrir la ventana de Fuentes. Podremos ver todas las fuentes instaladas en nuestra PC.

Ahora vamos a proceder a descargar una fuente de ejemplo de un sitio web como puede ser Dafont, este es el link http://www.dafont.com. de su sitio oficial.

Cuando la fuente se descargue vamos a buscar el archivo correspondiente donde sea que lo hayamos situado y vamos a hacer clic derecho sobre el mismo, para luego cliquear en “Instalar”. Aparecerá una pequeña barra de proceso y en cuestión de segundos esta se cerrará cuando se finalice de agregar la fuente. Ahora podremos buscar de nuevo la ventana de Fuentes y si la buscamos la encontraremos instalada. ¡Listo! Ya aprendiste a agregar nuevas fuentes a Windows.

Fuentes

Administrar Fuentes

Para admirar nuestra nueva fuente recién instalada en todo su esplendor podemos hacer doble clic sobre ella en la ventana Fuentes de Windows. Veremos el nombre de la fuente, y su tipografía y simbología abajo. Aparecerá un pequeño texto de ejemplo en diferentes tamaños para mostrar nuestra nueva fuente en contexto.

Toma nota: Para aquellos usuarios que posean impresora si cliquean en el botón “Imprimir” teniendo la impresora encendida y con una hoja en la bandeja, Windows les imprimirá la hoja de ejemplo y así podrán tenerla en papel para futuras referencias. ¿Interesante eh?

Quitando Fuentes de Microsoft Windows

De la misma forma que agregar nuevas fuentes a nuestro Microsoft Windows puede ser súper útil y tener muchas ventajas, en ocasiones saber cómo quitarlas puede ser igualmente provechoso. En internet abundan las fuentes mal hechas, sin acabar, faltas de elegancia y feas, en general, es por esto que debemos saber cómo quitar dichas Fuentes de Windows.

Quitar o desinstalar fuentes en Microsoft Windows es un proceso muy sencillo. En unos pocos pasos podrás deshacerte de ésa fuente que ya no quieres ni ver en tu PC.

En la ventana de Fuentes de Windows, donde estábamos hace un instante, busca con cuidado la fuente que deseas eliminar. Para seleccionar varias mantén presionado la tecla “Ctrl” y luego haz clic derecho sobre la misma o las mismas, y cliquea “Eliminar”.  Si estás seguro de que quieres eliminar estas fuentes permanentemente haz clic en “” cuando Windows te pida la confirmación.

Ten mucho cuidado de no seleccionar una fuente predeterminada de Windows u otra que sí te guste ya que si por ejemplo eliminas una de las predeterminadas de Windows puede que tengas un nuevo problema.

Si nos fijamos en la ventana Fuentes de Windows veremos que la misma ya no está. ¡Yey! Ya sabemos agregar y desinstalar fuentes en Windows.

Con cuidadito

Como hemos visto hasta ahora, no es tan difícil. Agregar una fuente es tan o más sencillo que eliminarla. Sí debemos tener una cuestión en cuenta, y es que estamos trabajando en un directorio cercano a carpetas de importancia crítica para el funcionamiento de nuestro Sistema Operativo. Es por ello que es bueno siempre andar con cuidado al trabajar cerca de este tipo de directorios.

Toma nota: ¿Sabías que fuentes como Courier New, Times New Roman, Wingdings, MS Serif, Symbol, Arial y MS Sans Serif vienen con Windows por defecto? Muchas de estas fuentes existen desde casi el comienzo de los sistemas operativos Windows como los conocemos hoy en día.

Fuentes

Instalando Fuentes Estándar de Windows

Puede que trabajando con las fuentes eliminemos alguna de las que vienen por defecto en Windows, puede que al instalar una distribución de Windows determinada o defectuosa, alguna fuente de fábrica no se instale. Todo esto puede suceder y sin embargo todo tiene solución por suerte para nosotros.

Para reparar esto vamos a ejecutar nuestro disco de instalación de Windows o montaremos la imagen ISO con la cual instalamos nuestro Sistema Operativo. Abrimos el ejecutable de instalación en la carpeta raíz del disco o la imagen y avanzamos por el proceso hasta llegar a la opción de Reparación de Windows. Es muy posible que si faltan fuentes de Windows por instalar de fábrica, también falten otros archivos. En caso de que tú mismo las hayas eliminado casual o intencionalmente, el instalador las volverá a agregar.

Toma nota: Ejecutar el programa de instalación de Windows trae sus riesgos, ya que puede que pierdas drivers de hardware o determinados programas, así que si tienes dudas sobre qué puedes conservar y qué puedes perder accede al siguiente enlace de soporte y de seguro te ayudarán http://support.microsoft.com/contactus?ln=es#tab0

Aquí estamos, ya debes de saber cómo agregar, cómo quitar y cómo restaurar tus Fuentes por defecto de Windows. Trabajar con fuentes es muy provechoso no sólo para quienes manejan su potencial gráfico, sino también para todos aquellos que necesiten de una forma u otra trabajar con una PC.

¿Te ha gustado?