La llegada de Internet no para de revolucionar la forma de conectarse a la red. El último avance ha sido la llegada de la fibra óptica, que ha aumentado exponencialmente la velocidad de navegación de los usuarios a través de sus ordenadores, tanto en la subida como en la bajada. Esto ha mejorado la calidad del servicio facilitando algunas actividades como ver fútbol online.

¿Qué es la fibra óptica?

Aunque la fibra óptica sea un concepto asociado mayoritariamente al campo de las redes de datos y telecomunicaciones, hoy en día está muy ligado a la vida familiar, especialmente para aquellos habitantes que residan en pueblos pequeños y apartados y que de momento no tengan ningún tipo de acceso a esta conexión de mayor velocidad que la ADSL. A través de un hilo realmente fino, creado a partir de un material transparente, plástico o vidrio, se envían pulsos de luz que representan los datos que se acaban transmitiendo.

Según la ley Snell, el haz de luz se comunica a través de la fibra formando un ángulo de reflexión que sobrepasa el ángulo límite de reflexión total. Inicialmente, la fibra óptica se utilizaba en telecomunicaciones con el objetivo de enviar numerosos datos a mucha distancia, con velocidad que se podían comparar con la radio y que, obviamente, eran mayores a las del cable convencional. De hecho, son ya el medio de transmisión más avanzado a nivel de cables ya que es invencible a las interferencias

Dicho esto, las principales diferencias entre la ADSL y la fibra óptica radica en la velocidad de subida y bajada. Obviamente, la fibra es mucho más rápida pero a día de hoy sigue sin tener cobertura total en el territorio español. Por tanto, la desventaja radicaría en que llega a menos hogares. La fibra óptica es el sistema más moderno del mercado y, además, ofrece la velocidad contratada mientras que en la ADSL puedes recibir una velocidad muy inferior a la contratada. A nivel de precio no existe demasiada diferencia, y por precios cercanos a los 30-40 euros se pueden encontrar paquetes que incluyen además el teléfono fijo. Sin embargo, el espectro de velocidad de la fibra óptica es muy alto, yendo desde los 50MB hasta los 500MB. En cambio, la velocidad máxima que se puede contratar con ADSL apenas llega a los 30 megabytes. Si tienes que elegir entre una y otra y tienes la posibilidad de elegir ya que te llega la cobertura de fibra óptica, debes saber que el ADSL es más barata que la fibra óptica y que en algunos casos, donde no necesites demasiada velocidad, podría llegar a ser suficiente.

Beneficios de usar la fibra óptica

Con todo, usar la fibra óptica comporta numerosos beneficios que debes conocer para convencerte que es la mejor opción del mercado para navegar por Internet. Algunos lo necesitan porque ganan dinero a través de Internet. Los más destacados son los siguientes:

  • La máxima velocidad de subida y de bajada. La principal ventaja radica en el salto adelante en cuanto a velocidad de navegación. Puedes llegar a multiplicar por diez lo que te ofrece la ADSL y lo que tienes con la fibra óptica.
  • Mayor facilidad para navegar con ordenadores en línea. Precisamente, esta diferencia de velocidad es el factor diferencial para poder tener una red de ordenadores conectados en línea realmente eficiente y que pueda trabajar de forma constante.
  • Bajar películas de calidad en un corto espacio de tiempo. La alta velocidad también permite descargar contenidos de Internet con un ritmo mucho más alto y sostenido. Por ello, las películas, que por su duración y peso pueden ser los que más puedan tardar, se pueden bajar mucho más fácilmente con fibra óptica.
  • Posibilidad de ver la televisión por Internet. Algunos operadores como Movistar permiten, a través de la fibra óptica, la posibilidad de integrar en un único paquete la televisión. Es a través de dicha fibra que se pueden visionar en el televisor los contenidos de Movistar Plus.

Sin embargo, con la fibra óptica hay que poner todas las cartas sobre la mesa ante el desconocimiento de gran parte de la población. Como se ha dicho, te permite navegar con la velocidad contratada. Sin embargo, la mayoría de ordenadores cuentan con una tarjeta de red limitada a los 100 MB de velocidad. Por ello, en algunos casos, llegan quejas a las operadoras por este tema y la realidad es que si has contratado 300 MB y tu tarjeta de red no las soporta, deberás cambiarla.

Cómo funciona la fibra óptica

En un sistema de fibra óptica, el componente que da origen a este tipo de circuito se encarga de transformar las ondas electromagnéticas en energía óptica, o bien, luminosa.

Por esta razón es considerado el componente activo de este proceso. Una vez que se ha transmitido la señal de luz a través de las fibras minúsculas, en el otro extremo del circuito encontramos un tercer componente al que denominamos detector óptico, o receptor, y cuya misión no es otra que transformar la señal luminosa que recibe en electromagnética, similar al original pero transformada. Con todo, el sistema básico de fibra óptica está compuesto por diferentes fases iniciando por una fase de entrada y finalizando por la de salida a través de una línea de fibra óptica. De este modo, sigue el mismo proceso que la forma que tiene la luz para transformarse y que permite dar conexión a Internet de alta velocidad a gran parte de la población española.

Precisamente, la fibra óptica y su funcionamiento se resume en dos conceptos: la capacidad de transportar información y la velocidad a la que puede desplazarse, junto con la luz. De esta forma, la luz cuenta con dos fuentes de energía invisibles: la electricidad y el magnetismo. Para que se entienda mejor, se puede hace un símil a cómo los egipcios iluminaban el interior de sus pirámides. A través de un orificio, y de un sistema de espejos, esta civilización era capaz de dotar de luz natural a sus lugares de culto. La fibra óptica que utilizamos para navegar por Internet tiene un funcionamiento más sencillo, pero también se basa en la refracción (se produce cuando la onda de luz pasa de un medio a otro) y reflexión (cuando la luz se refleja en alguna superficie). Al igual que los egipcios, la precisión para dar conexión e iluminar una pirámide correctamente debe ser milimétrica. No estamos en Egipto pero casi casi. Su utilización más habitual, de hecho, es navegar por Internet. En España se calcula que casi la mitad de la población cuenta con un ordenador personal y, que de estos, la mitad cuenta con conexión a la red. En Europa se cuentan con números similares con la mitad de la población con acceso a un PC. Volviendo al estado español, se calcula que a lo largo de cada mes casi 100.000 hogares se han ido incorporando en los últimos años a la moda informática.

Así, la fibra óptica ha supuesto un nuevo avance en la navegación por red ya que por primera vez se han superado los 100 MB de subida y bajada permitiendo intercambiar datos e información a una velocidad casi supersónica. Ideal para comprar en algunos centros como Ikea. Numerosas empresas lo han agradecido y han visto como su trabajo se ha visto incrementado en niveles de productividad.

¿Te ha gustado?