La llegada de la tecnología inalámbrica ha permitido conectar a los ordenadores en red sin la necesidad de usar ningún tipo de cable, permitiendo amortizar el pago de una conexión a Internet de alta velocidad mediante el uso de varios personas en una misma red. Desde la llegada de la conexión RDSI se pasó a la ADSL y finalmente se llegó a la fibra optica, pudiendo también conectarse de forma inalámbrica y beneficiarse de la conexión sin necesidad de cableado entre el router y el ordenador. Así, gracias al wifi han proliferado las inversiones online.

¿Qué es el wifi?

Como su nombre indica, el wifi es una tecnología que permite la interconexión de forma inalámbrica de diferentes dispositivos electrónicos. Los ordenadores o dispositivos móviles, como tablets o smartphones, pueden interconectarse entre si o a través de un punto de acceso de red inalámbrica. Wi-Fi, como es conocido en inglés, es una marca de la Alianza Wi-Fi, organización que se preocupa de adoptar, probar y certificar que todos los equipos cumplen con todos los estándares relacionados con las conexiones inalámbricas. En algunas ocasiones, una de las grandes preocupaciones de los usuarios es el robo de la señal wifi. Estás pagando por un servicio al que no le puedes sacar el máximo partido y, además, estás alimentando que otra persona pueda navegar por Internet sin pagar y teniendo la posibilidad de acceder a información confidencial de tu propiedad. Antes, era complicado acceder a la conexión a Internet de otra persona debido a la distancia con el resto de hogares.

Sin embargo, la proliferación de tabletas, teléfonos móviles han facilitado el robo de Internet. Lo peor es que en la mayoría de casos no se llega a detectar. Si te has llegado a plantear que alguien te está robando la conexión es porque has notado un continuo descenso de la velocidad de red. No hay que confiar en el proveedor de la línea ni en las contraseñas. Si dudáis de esta afirmación basta con realizar una simple búsqueda en Google con los términos hack wifi para entender la gravedad del problema. De hecho, otros han visto en este robo de señal en una oportunidad de negocio para lanzar una app al mercado. Fing es una aplicación multiplataforma que nos permitirá visualizar todos los equipos conectados a la red. Inicialmente, aparecerán los teléfonos móviles de confianza y posteriormente los modelos de equipo de domótica. Hasta aquí todo bien. El problema viene cuando observamos un modelo de ordenador, tablet o smartphone con el que nadie cuenta en casa.

Una vez se haya detectado al posible usurpador, el primer paso consiste en cambiar la contraseña del router para evitar que pueda volver a acceder a ella. De hecho, la mayoría de los ataques sufridos se producen en equipos que llegan con la configuración de fábrica y, que por tanto, aún no ha tenido la oportunidad de cambiar las credenciales. Una vez resuelta esta cuestión, el siguiente paso es aumentar la seguridad al nivel máximo de cifrado posible y, finalmente, no estaría de más realizar algunos barridos para controlar quién se conecta a nuestra red wifi. De hecho, algunas plataformas como McAfee ya ofrecen una plataforma segura desde las que tener el control absoluto de todo lo que ocurre en la red y su alrededor. Otro de los grandes debates que ha puesto el wifi encima de la mesa es lo que se conoce como alergia al wifi. Según algunos testigos, la hipersensibilidad en las ondas les produce diferentes tipos de malestar como podría ser el dolor de cabeza. Algunos casos han llegado incluso a los tribunales alegando que sufría dolor de cabeza, mareos e incluso taquicardia. Sin embargo, la comunidad científica pone en duda este tipo de dolencia ya que considera que no existe una base tangible para concluir que la hipersensibilidad electromagnética pueda ser atribuible a la presencia de radiofrecuencias.

Beneficios de usar el wifi

Con todo, usar el wifi comporta múltiples beneficios para todos aquellos que deciden llevarlo a cabo. Los más destacados son los siguientes:

  • No es necesario el uso de cables. Es precisamente el principal factor que define al wifi. Puedes navegar por Internet sin la necesidad de ningún tipo de cable de red que vaya conectando directamente al router. Puedes estar en cualquier lugar de tu casa o empresa navegando tranquilamente.
  • Movilidad de la red. Pese a estar conectado sin el uso de ningún tipo de cable, todos los usuarios de empresa que estén usado esa red wifi reciben la misma información al mismo tiempo. Por tanto, juegan un papel similar en todo momento.
  • Facilidad de instalación. Al no necesitar ningún tipo de cable, también cuenta con una instalación mucho más sencilla. Todos recordamos cuando no existía el wifi la cantidad de obras que debíamos hacer para instalar la conexión a Internet. Ahora, simplemente contando con un router es suficiente para dar Internet a mucha gente.
  • Flexibilidad. Precisamente, el wifi puede llegar a cualquier sitio que el cable no pueda llegar aumentando el espacio disponible para conectarse. Cuenta con un cambio de topología de red sencilla y escalable mientras que también permite el uso múltiple de la red por varios usuarios al mismo tiempo.

Sin embargo, al mismo tiempo, el wifi no puede asegurar la misma velocidad que la conexión a Internet por cable, la señal puede bloquearse o presentar interferencias, o como se ha visto anteriormente, puede recibir ataques por parte de usuarios ajenos. Es necesario tomar las medidas que resulten oportunas para evitar la usurpación de la conexión wifi ya que esto puede suponer un retroceso en la velocidad de conexión, el acceso a la información confidencial por parte de otros usuarios, además de tener la capacidad de maniobra de poder pasar dicha contraseña a otras personas que pudieran tener el mismo acceso que él a tus datos, además de tu conexión a Internet. Por tanto, trata de verificar de forma periódica aquellas personas que están conectadas a tu red y lleva a cabo las acciones que puedas considerar necesarias en caso que alguien no identificado empiece a beneficiarse de tu conexión wifi para finalidades diversas como conocer gente por Internet, por ejemplo.

Cómo funciona el wifi

Una red de tipo wireless (es decir, sin cables) tiene la capacidad de usar las ondas procedentes de la radio como lo hacen los teléfonos móviles, las televisiones o las propias radio. De hecho, las redes de comunicación de un router son muy similares a las que realizan las radios. El proceso de comunicación es realmente simple. El adaptador inalámbrico de la señal wifi de un ordenador traduce los datos en forma de ondas y tiene la capacidad de transmitirlos utilizando un tipo de antena determinada. Seguidamente, un router inalámbrico recibe la señal e inicia su decodificación después que un router envíe la información de la red utilizando una conexión física. Las radios pequeñas que suelen utilizar los niños para jugar, como por ejemplo los walkie-talkies, junto a los móviles y otros tipos de dispositivo, pueden transmitir ondas. Sin embargo, presenta algunas diferencias respecto al resto de radios.

La conexión wifi transmite en una frecuencia relativamente más alta que el resto de radios pudiendo llegar a frecuencias de diferentes Ghz. Además, también utiliza los estándares 802.11. Este mismo estándar es el que se centra en las aplicaciones de la red wireless y que permite a los usuarios moverse de una red a otra sin problemas. La señal wifi también pueden transmitir en múltiples bandas de frecuencia o realizar saltos rápidos de frecuencia entre bandas. A menudo, la posibilidad de reducir estos saltos de frecuencia tiene la capacidad de reducir las interferencias y permitir que más de un dispositivo utilice la misma conexión de forma simultánea. Finalmente, en el recorrido del wifi, también encontramos los denominados puntos con wifi. Es simplemente, una área con acceso a una conexión con red inalámbrica. Este sistema es especialmente utilizado en  aeropuertos, cafeterías o espacios públicos donde mucha gente utilice una misma conexión wifi. Algunos pueden ser gratuitos, mientras que otros requieren que se comparta en redes sociales que estás en su negocio y otro tipo requiere del pago determinado en concepto del uso de la conexión durante un tiempo determinado. Sin embargo, en cualquiera de los tres casos son realmente útiles cuando se está en movimiento o de paso por cualquier tipo de lugar.

Estos puntos wifi también pueden llevarse a casa siempre que se cuente con el engranaje adecuado. La mayoría de computadoras de última generación ya llevan incorporados los transmisores sin cables, mientras que la mayoría de dispositivos también los tienen. Si no es tu caso, también puedes adquirir un adaptador inalámbrico que se conecta a las tarjetas de PC o un puerto USB. Una vez lo hayas instalado todo, el ordenador debería ser capaz de detectar todas las conexiones inalámbricas existentes y actuar en consecuencia. Cuando enciendas el ordenador, te preguntará si quieres conectarte a esta red. Con todo, el wifi ha permitido proliferar las conexiones en red entre diferentes dispositivos sin la necesidad de cables, facilitando la instalación y el intercambio de información entre los diferentes usuarios y realizar diferentes actividades como pedir cita previa para el médico.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 0,00% le ha gustado.