¿Alguna vez has querido viajar pero no has tenido los medios necesarios para hacerlo? La globalización y las nuevas tecnologías siguen rompiendo barreras a un ritmo endiablado hasta el punto que ya es posible compartir coche para viajar a cualquier lugar del mundo en coche gracias a blablacar. Una aplicación similar a Uber.

¿Qué es Blablacar?

Blablacar se ha erigido como la red social líder en compartir coches alrededor del mundo con más de 50 millones de usuarios. Gracias a los valores del “consumo colaborativo”, que permite conseguir un mundo más sostenible y ecológico especialmente ahora con los niveles de emisión de CO2 a la atmósfera, esta aplicación ha conseguido ahorrar un tercio del consumo de carburante a cada pasajero en los más de 3000 millones de kilómetros recorridos bajo este formato. Blablacar está presente en 22 países del mundo y, desde su creación, ha conseguido ahorrar más de 255 millones de euros, además de más de un millón de toneladas de emisiones de CO2, una cifra que ayuda a mantener el planeta en buen estado.

En nuestro país, Blablacar está presente desde el año 2010 y cuenta con 3,5 millones de usuarios. El objetivo de esta red social es poner en contacto a diferentes personas que vayan a hacer un trayecto el mismo día y hacerlo de forma compartida. Sin embargo, esta aplicación deja claro que no es una forma de ganar dinero, sino de compartir gastos y limitar el dinero gastado por parte del conductor. Por ello, en la plataforma Blablacar recomienda una aportación de 6 céntimos de euro por cada kilómetro, permitiendo compartir los gastos de gasolina, peajes, seguros, impuestos y demás. La aplicación pone mucho ojo para que ningún usuario pueda superar en ningún momento estas cantidades.

Como muchas otras aplicaciones similares, Blablacar nació a partir de una necesidad personal. Durante las vacaciones de Navidad de 2003, su fundador, Fredéric Mazzella, tenía que volver a su casa pero se encontró con la dificultad que no quedaba ningún billete de tren libre. Así, tuvo que recurrir a su hermana para que la viniera a recoger. Durante el trayecto de vuelto, Mazzella se dio cuenta que todos los coches iban vacíos. A partir de esta experiencia vio la oportunidad de negocio de crear una red social que pusiera en contacto a los diferentes usuarios para compartir coche. De esta manera, en 2006 surge Blablacar en Francia, con una expansión realmente imparable. Doce años después, esta compañía cuenta con oficinas en Londres, París, Amsterdam, Milán, Madrid, Varsovia, Hamburgo, Moscú, Estambul, Kiev, Budapest, Munich, Sao Paulo, Praga, Ciudad de México y Nueva Delhi dando trabajo a más de 500 personas y estando presente hasta en 22 países del mundo en Europa, Asia y Latinoamérica, más de los que trabajan en Uber.

Beneficios de usar blablacar

Usar aplicaciones como blablacar cuenta con enormes beneficios para los usuarios que deciden probarlo. Los más destacados son los siguientes:

  • Viajar cuando se desea. Con esta aplicación se han roto los calendarios de vacaciones. Cuando quieras irte de viaje solo basta con encontrar a alguien que vaya al mejor destino que tú, y simplemente compartir los gastos hasta llegar a él. Cuando quieras, donde quieras y sin importar el momento del año en el que nos encontremos.
  • Se cuenta con seguro. Obviamente, blablacar cumple toda la legislación vigente. En España, es obligatorio contar con una póliza de seguro obligatorio para poder viajar en coche. Por ello, cuenta con una colaboración con la compañía de seguros AXA, sin ningún tipo de coste extra para los usuarios. Así, el viaje estará asegurado de principio a fin.
  • Sin sorpresas. Se viaja para disfrutar y no para sufrir. Por ello, en blablacar se toman muy en serio la seguridad de sus usuarios. Antes de iniciar el viaje, la compañía revisará cuidadosamente el perfil de cada uno de los que viajaran para saber realmente con quien está viajando cada uno.
  • Totalmente práctico. Blablacar también es especialmente útil para viajes cortos. Si has de cruzar una gran ciudad como Barcelona o Madrid, puedes hacerlo a pie, tomar el metro y perder mucho tiempo, gastar dinero en un taxi o bien usar blablacar. Solo hace falta subirte a un coche que se dirija al mismo destino que tú.

Cómo funciona Blablacar

El funcionamiento de Blablacar es realmente sencillo e intuitivo y similar a cómo funciona Uber. Entrando en su página web, el primer paso consiste en darse de alta como usuario, y ser uno más de los más de 3 millones de usuarios que existen en España. Además, ser usuario de esta red social no lleva nada de tiempo. A través de nuestra cuenta de Facebook, podemos vincularnos a Blablacar y ser un nuevo usuario en segundos. Solo faltará confirmar que nuestro teléfono de móvil es correcto validando el código que se nos enviará a través de un SMS y nuestra cuenta de correo electrónico, para ser usuarios totales de esta aplicación para compartir gastos en coche durante los viajes. En Blablacar encontraremos dos posibles roles: el de conductor y el de pasajero. En el caso de ser un pasajero que quiera reservar una plaza para un viaje, se indicará la ciudad de salida y la ciudad de llegada, además de la fecha prevista para el viaje, y el sistema te recomendará aquellos viajes que más se ajusten a tus necesidades.

Obviamente, en caso de cualquier duda, puedes enviar un mensaje al conductor que ha publicado el viaje para que te las pueda resolver. En caso de estar de acuerdo con alguno de los viajes, realizarás la aportación correspondiente y se te facilitará el número de móvil del conductor para que os podáis poner en contacto entre vosotros. Una vez realizado este trámite solo queda disfrutar del viaje, conocer gente nueva, pasarlo bien y dejar una opinión para que Blablacar pueda mejorar el sistema cada vez más. Sin embargo, también podemos encontrarnos en el otro lado de la tortilla. Ser un conductor que viaja solo y que quiere compartir gastos. En ese caso, el procedimiento también es realmente sencillo. Se indicará la ciudad de salida y de llegada, la fecha y hora prevista del viaje, además de las posibles ciudades de paso donde estarías dispuesto a parar a recoger pasajeros. Aquellas personas que acepten viajar contigo realizarán el pago de su aportación de forma online. A partir de aquí, pactáis el protocolo del viaje y disfruta de un viaje de anécdotas, compartiendo intereses, escuchando música o simplemente de la tranquilidad del paisaje.

Todos los conductores pueden dar información extra sobre su personalidad con cuestiones relacionadas como si les gusta hablar durante sus viajes, si permiten escuchar música, fumar o viajar con animales, entre otros. Cuánta más información puedas dar más argumentos habrán para encontrar a usuarios que sean afines a ti y que estén dispuestos a compartir los gastos del viaje. También puedes añadir una foto de tu coche para que los usuarios sepan dónde van a viajar, mientras que el dinero llegará a tu cuenta en apenas 1-5 días laborables como máximo. Con todo, Blablacar es una aplicación que permite compartir gastos durante los viajes, ahorrar dinero a los conductores y, a su vez, está comprometida con el medio ambiente. Crea unos valores de solidaridad y de compartir y además es de gran ayuda para ayudar a reducir las emisiones de dióxido de carbono que llega a la atmósfera y que contribuye a la destrucción de la capa de ozono.

¿Te ha gustado?