En un mundo cada vez más globalizado, encontrar a una persona puede ser similar a encontrar una aguja en un pajar. Por ello, es necesario conocer todas las herramientas de localización que la tecnología pone a nuestra disposición. Las necesidades para querer encontrar a alguien pueden ser realmente variadas pero en algunos casos pueden ser urgentes.

¿Qué es encontrar a una persona?

Saber dónde se encuentra una persona es uno de los principales dolores de cabeza de muchos, especialmente de los padres hijos de adolescentes que empiezan a experimentar actividades de ocio por su cuenta. Tanto la madre como el padre se preguntan dónde pueden estar sus hijos y, sobretodo, si estarán bien especialmente ante tantos casos de violencia que están sufriendo los adolescentes de nuestro país. Los métodos de detección de las personas han variado de forma espectacular a lo largo de los años. La aparición de los teléfonos fijos dio lugar a los teléfonos móviles. Por primera vez, era posible ponerse en contacto con alguien que estuviera en la calle y saber dónde se encuentra exactamente.

La aparición de Internet fue un paso fundamental para ello. Aparecieron los servicios de mensajería instantánea y los correos electrónicos que permitía ponerse en contacto con alguien de forma virtual, aunque era necesario que la otra persona encendiera el ordenador. De hecho, no servía si estaba en la calle. Este problema lo resolvieron los teléfonos inteligentes. Los smartphone llevaron todo este sistema a la calle. Las redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram, junto con Whatsapp o Telegram, se iban al móvil. Era posible ponerse en contacto con alguien de forma virtual y a través de llamadas telefónicas o SMS. Todo en un pequeño sistema, realmente inteligente que ponía en contacto de forma constante a muchas personas.  Además, Google tiene un enorme poder para retener información de las personas. Otra de las formas de buscar información sobre alguien es poniendo su nombre y apellidos en Google, o algo relacionado con él como su dirección de correo electrónico. De esta forma, el buscador rastreará en toda la red en busca de información y le aparecerá en los resultados de búsqueda. Uno de los grandes debates de la actualidad pasa por si Internet pone en riesgo la privacidad de las personas ya que en Google queda toda nuestra actividad, e identidad digital, totalmente registrada. De hecho, en las redes sociales se llega a revisar la información facilitada y publicada en cada uno de los perfiles de redes sociales como Facebook, que sirven para ganar dinero. Incluso, puede ser motivo para ser admitido en un proceso de trabajo, o en cambio, descartado para el puesto futuro.

Este sistema, además, se ha equilibrado en Europa. La eliminación del roaming recientemente en territorio Schengen permite a todas las personas viajar por el continente europeo y disfrutar de las mismas condiciones contratadas en cualquier país dentro de la Unión. Por tanto, es mucho más sencillo poder ponerse en contacto con cualquier persona que esté viviendo, o de paso, en el extranjero ya sea por trabajo, estudios o simplemente disfrutando de unas buenas vacaciones en otro país. Estos avances en tecnología también han beneficiado a las asociaciones que se dedican a la búsqueda de personas desaparecidas como SOS Desaparecidos, en nuestro país que también tiene actuaciones internacionales. A la hora de iniciar cualquier tipo de investigación tras una desaparición, todas estas herramientas son un buen punto de partida. Además, la mayoría de teléfonos inteligentes están gelocalizados y, por tanto, es posible rastrear la señal que ha seguido un móvil. Los mismos movimientos de la persona aparecen reflejados en el teléfono y, por tanto, es posible saber qué recorrido ha hecho y cruzarlo con otros datos que puedan ayudar a dar con el paradero de dicha persona.

Beneficios de poder localizar a la gente

Tener la posibilidad de localizar a tus seres queridos y aquellas personas con las que necesitas relacionarte puede tener enormes beneficios para nosotros. Los más destacados son los siguientes:

  • Vivir de forma interconectada. Tener la vida interconectada con el resto de la sociedad aporta una gran tranquilidad. Saber que puedes recurrir a la tecnología en caso de necesidad te permite centrarte en tus necesidades.
  • Poder comunicarse en caso de urgencia. Aunque nunca queremos llegar a este punto, en nuestro círculo laboral o personal podemos tener algún apuro. En la mayoría de casos, otra persona puede solucionarnos el problema. Contar con canales de comunicación es extremadamente necesario.
  • Tener vida social. A la hora de quedar con alguien, o con tu grupo de amigos, se suelen usar las diferentes aplicaciones de comunicación que tienen los smartphone. Por ello, para tener vida social es necesario entrar dentro de este núcleo.
  • Formar parte de la sociedad digital. La digitalización se está apoderando de todas las esferas de la sociedad actual. Por ello, o te unes o prácticamente te quedas fuera de juego. Prácticamente, la mayoría de actividades hoy en día se realizan a través de un medio digital.

La comunicación cara a cara está perdiendo cada vez más importancia, en favor de la comunicación digital. Este hecho llega incluso hasta los núcleos familiares. Cada vez son más las personas que para comunicarse con alguien que está en la habitación del lado tiran de su teléfono móvil o de sus redes sociales, entre otras. Algo que parecía imposible que llegara a suceder hace diez años.

Cómo encontrar a una persona

La tecnología aporta numerosas formas de encontrar a alguien de forma rápida y eficiente. Una de las maneras más sencillas es a través de su teléfono móvil. Si tienes su número será realmente sencillo dar con él. Un smartphone tiene un amplio abanico de posibilidades. La más directa es una llamada telefónica. Llamándole hará que suene su teléfono y si está disponible te contestará. A partir de aquí, y si ambos contáis con una buena cobertura, podréis iniciar una conversación como si estuvierais cara a cara. En caso de no contestar, cuentas con otras opciones. Una es simplemente no hacer nada. En su teléfono quedará registrado tu número como llamada perdida. En la mayoría de los casos, cuando alguien ve este tipo de llamada, sea una persona conocida o desconocida, devuelve la llamada para saber el motivo de la perdida. Sin embargo, si no quieres esperar también puedes optar por Whatsapp. En España, prácticamente la gente de cualquier edad cuenta con un servicio de mensajería instantánea ya sea Whatsapp o Telegram. Así, a través de un mensaje de texto o de una nota de voz podrás explicar el motivo de tu llamada. En caso que no cuente con alguno de estos servicios (algo que sería extraño) puedes ser algo más tradicional y optar por un SMS, también conocido como mensaje de texto.

Si no tiene una cuota de línea contratada para llamadas telefónicas, o bien usted o la otra persona se encuentran en otro país fuera de la Unión Europea y que por tanto no exista itinerancia de datos, otra de las opciones que ofrece el servicio de mensajería instantánea por excelencia es una llamada de Whatsapp. Es similar a una llamada normal pero la única diferencia radica en que el coste de dicha llamada se factura en datos, o es totalmente gratuita si se cuenta con conexión Wi-Fi. Whatsapp también permite utilizar notas de voz para enviar a la persona a la que quieres encontrar. Además, en los últimos años, este servicio se ha equilibrado con Telegram y ya es posible usarlo en el ordenador. Sin embargo, la principal diferencia sigue radicando en que mientras Telegram no necesita tu teléfono móvil cerca, Whatsapp requiere un código QR para identificar el celular correspondiente y es necesario que esté cerca de la computadora para poder utilizarlo correctamente. En Whatsapp hasta se puede ganar dinero.

Si no tienes el teléfono de alguien, siempre puedes buscar en su entorno, ya sea en el familiar, laboral o círculo de amigos, para averiguar si alguien en común te lo pudiera facilitar. En otro caso, a través de los sistemas anteriores puedes intentar dejar un recado. Paralelamente, también puedes usar una herramienta que ha quedado algo desfasada pero que se puede seguir utilizando como es el contestador de alguien. Puedes dejar un mensaje de voz para que lo escuche cuando vuelve a conectar con su teléfono. Además del móvil, también puedes averiguar el teléfono fijo, aunque se usa en menor medida que antaño.

Las redes sociales, otro clásico actual

La aparición de las redes sociales ha dado otras alternativas al teléfono móvil. Después del paso del Messenger, uno de los clásicos servicios de mensajería instantanea para las personas nacidas en la década de los 90, apareció Facebook en la primera década del siglo XXI. Muchos años después, sigue siendo un referente en las redes sociales aunque la ha salido algo de competencia. Una de las ventajas de Facebook para encontrar una persona es que mayoritariamente los usuarios utilizan su nombre real. Por ello, si conocemos el nombre y apellidos de dicha persona puede ser suficiente para dar con ella. Le mandamos una solicitud de amistad y si nos acepta podemos ponernos en contacto a través de un mensaje privado o bien escribiéndole nuestro mensaje en su muro para que lo vea cuando abra la aplicación.

Facebook fue el pionero a través de su creador Mark Zuckerberg. Sin embargo, a ella la siguió Twitter e Instagram. La red social del pajarito surgió poco después con un concepto totalmente diferente, aunque también es compatible para localizar a personas. Permite poner mensajes de hasta 180 caracteres en tu hilo, además de interactuar con otros usuarios sean seguidores tuyos o no. Pese a tener un carácter más informativo, también permite comunicarte de forma interna con las personas que os seguís mutuamente, además de etiquetar su cuenta y preguntarle por su estado o donde se encuentra. Finalmente, otra de las revoluciones en redes sociales que ha llegado en los últimos años es Instagram, un gran modelo para ganar dinero. Su función es mostrar un mosaico de fotos en el perfil de cada usuario, y poder compartir junto con algún comentario las imágenes favoritas de la mayoría. Al igual que Twitter, su función principal es otra pero se puede llegar a localizar a alguien a partir de esta red social. Permite enviar mensajes privados a otros usuarios que se sigan, además de dejar comentarios en las fotos de aquella persona que tenga cuenta en Instagram, y preguntarle por donde se encuentra, o por su estado.

Con todo, la digitalización permite vivir en una sociedad más interconectada. Pese a que la globalización ha podido tender a alejarnos más debido a la facilidad para desplazarse de una punta del planeta a otra, las nuevas tecnologías nos permiten mantenernos comunicados pese a estar a miles de kilómetros de distancia. Por ello, el progreso tecnológico, y cada vez la mayor cantidad de aplicaciones,permite que encontremos a la persona deseada aunque esté muy lejos de nosotros o en un punto que desconozcamos completamente.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 0,00% le ha gustado.