El copyright y la copia de contenidos sin permiso en las páginas web está a la orden del día y es un problema cada vez más creciente. Adueñarse de un texto de otro sin permiso está gravemente penado en la legislación española. Google también lo penaliza mucho. De hecho, uno de los algoritmos del buscador es el Black Hat SEO. Este se encarga de controlar los contenidos duplicados, penalizando al dominio que copia lo que no es suyo. Google quiere posicionar contenidos de calidad.

¿Qué son las citas de una página web?

Además de ligar por Internet, también los usamos para otros campos más académicos.Para nuestros trabajos o investigaciones, muchas veces recurrimos a Internet para referenciar y dar fuente a aquello que hacemos. El problema de adueñarse de un contenido que no es nuestro está a la orden del día. El autor de cualquier tipo de frase tiene el derecho de pedir una indemnización en caso que crea que otra persona ha utilizado un texto que le pertenece, sin pedir permiso ni siquiera citarlo correctamente, según las normas APA que posteriormente veremos. La ley castiga con indemnizaciones severas a aquellas que no respetan los derechos de propiedad intelectual, que no caducan hasta 70 años posteriores a la muerte del autor. Sin embargo, existen otros criterios para las obras de autores anteriores a 1987. Una vez ha transcurrido este tiempo, la obra pasa a formar parte del dominio público y, en ese caso, podría utilizarse de forma completamente gratuita. Así, en este 2018, todas las obras ya sean pinturas, esculturas o textos, de autores fallecidos en 1947 o antes pueden utilizarse sin ningún tipo de problema de copyright.

Los buscadores también se toman muy en serio los derechos de propiedad intelectual. Google viene trabajando para ofrecer a sus usuarios contenidos de calidad. Así, además de vigilar el origen de los enlaces que utilizan los webmasters y la ortografía y calidad de los textos que aparecen en las páginas web, también pone mucho ojo en que no existan contenidos duplicados. La penalización que pone el buscador, en este sentido, es realmente fuerte perdiendo numerosas posiciones en el Page Rank del buscador, y siendo además, realmente difíciles de recuperar para el gestor de contenidos de dicho sitio web.

Por tanto, en Internet debemos tener varias cosas claras. Primero, Google es un robot y aunque actúa con inteligencia artificial le cuesta deducir lo que quiere decir cada una de las palabras. Realiza un cruce de datos muy exhaustivo y toma sus conclusiones. En este sentido, si existe un tanto por ciento de texto duplicado realmente alto, aunque esté correctamente referenciado, lo interpretará como una violación de sus condiciones y penalizará a dicho sitio web. Sin embargo, esto no quiere decir que cualquier autor no tenga derecho a utilizar algunos tipos de cita siempre que estén correctamente referenciadas.

Beneficios de citar páginas web

Con todo, citar páginas web puede parecer algo farragoso y que puede dar pereza de hacer, porque es un trabajo extra que hay que afrontar tanto en la red, como en cualquier tipo de artículo científico o blog. Sin embargo, de hacerlo se conseguirán numerosos beneficios. Los más destacados son los siguientes:

  • Evitar problemas de copyright. Referenciar correctamente puede evitar muchos problemas. La duplicidad de contenidos puede traernos numerosos problemas con la ley y aquel autor que sea el encargado de realizar dicha cita.
  • Da autoridad a los textos. Si utilizamos como fuente a autores que sean potentes y sean una autoridad en el campo en el que estemos trabajando, el texto tendrá una mayor credibilidad para la audiencia a la que nos dirijamos.
  • Utiliza fuentes profesionales. Seguir las normas APA aporta también un toque de profesionalidad a los textos que realicemos. Esto nos permitirá generar mayor impacto en el público, y también ampliar nuestro espectro de seguidores.
  • Puede servir para publicarse en una revista científica. En las revistas científicas de mayor difusión, es obligatorio seguir al pie de la letra las normas internacionales de citas como APA. Por tanto, si queremos optar a aparecer en dichos medios no nos quedará mayor remedio que citar correctamente.

No seguir las normas APA ni citar correctamente las páginas web nos dejará en un segundo plano. Nuestros textos serán recibidos como de aficionado o amateur. Por tanto, vale la pena echar un vistazo a cómo citar correctamente las páginas web.

Cómo citar páginas web

Una vez conocido el contexto y la importancia de realizar citas de páginas web correctamente, llega la hora de conocer los métodos que reconoce APA para realizarse de forma adecuada. Esto también es aplicable a las fotos de Google Imágenes. El formato que seguiremos para citar una página web correctamente será el siguiente, siguiendo exactamente dicho orden: Apellido, A. A. (Fecha). Título de la página. Lugar de publicación: Nombre de la página web. dirección de donde se extrajo el documento (URL). Empezaremos con los apellidos del autor seguido del nombre y la fecha en que se realizó el texto. Seguiremos con el título del texto, el lugar de publicación y finalizaremos con el nombre de la página web y la URL del sitio. Para que quede más claro vamos con un ejemplo ilustrativo acerca de cómo debería quedar una cita web: Argosy Medical Animation. (2007-2009). Visible body: Discover human anatomy. New York, EU.: Argosy Publishing. Recuperado de http://www.visiblebody.com.

Además de citas a pie de página estipuladas con un número que lo referencie en la frase que queremos citar, también podemos establecer citas dentro del mismo texto entre paréntesis. El formato de cita que reconoce APA sería el siguiente: «… Se usaron modelos anatómicos en 3D para estudiar el cuerpo humano (Argosy Medical Anition, 2007-2009) …». En este caso observamos, la publicación citada entre paréntesis y las fechas de publicación al lado de la cita correspondiente. Cualquiera de las dos opciones está correctamente estipulada por APA, aunque por cuestiones de estilo se recomienda combinar cada una de ellas para no hacer un texto demasiado pesado en una forma similar. En algunos casos, sin embargo, puede ocurrir que no contemos con toda la información necesaria para realizar la cita. En estos casos, y en función de lo que falte, realizaremos la cita de una manera o de otra como veremos a continuación. Si no contamos con el autor, sustituiremos el autor por el título, y seguiremos el modelo establecido. En caso que no tengamos la fecha, simplemente escribiremos sin fecha y seguiremos con lo establecido anteriormente.

En cambio, si no contamos con el título, deberemos sustituirlo por una breve descripción del contenido que estamos referenciando. Si no tenemos el autor ni la fecha, simplemente deberemos colocar lo primero el título de la página, y posteriormente sin fecha. Haremos lo mismo si no contamos con el título: colocar el autor y sin fecha. Finalmente, si no tenemos ni autor, ni fecha ni título, iniciaremos con la descripcion del documento, colocaremos sin fecha y citaremos la URL de la fuente. Si falta autor y título, empezaremos igual. Con todo, seguir las normas APA sobre citas dará un toque muy grande de profesionalidad a nuestro texto, optaremos a aparecer en revistas más especializadas y, además, nos cubriremos las espaldas sobre posibles problemas de copyright que podamos sufrir en un futuro no muy lejano, especialmente si nuestra obra acaba teniendo difusión y alguien se da cuenta de la duplicación de contenidos. Como se suele decir, mejor prevenir que curar.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.