A la hora de navegar por Internet, la publicidad que se incluye en las páginas web puede ser realmente molesta para el usuario. Vivimos en una sociedad que está dominada por las prisas, el estrés y el querer hacer el mayor número de cosas en el menor tiempo posible. Por ello, los segundos que perdemos cerrando los anuncios antes de llegar a aquello que estamos buscando puede ser una enorme dolor de cabeza. Así, los adblocks como el de Chrome puede resultarnos realmente útil para ahorrarnos estos trámites que son verdaderos quebraderos de muelas para nosotros.

¿Qué es Adblock para Chrome?

Hubo un tiempo en que la publicidad en Internet estaba de moda, aunque a día de hoy parezca mentira. Se hacía a través de ventanas, conocidas como pop-ups, que se desplegaban y que incluso podían llegar a hacer ruido. Sin embargo, por aquel tiempo no existía ni Opera, ni Mozilla Firexof, ni Google Chrome. A partir de aquí, se introdujeron los anuncios integrados, que en ocasiones no provocaban ningún problema a los usuarios, pero que en otros casos podían llegar a ser muy molestos. De ahí, empezaron a nacer los bloqueadores de contenidos como el realizado por Google. Según muchos usuarios, los anuncios no les molestan si no fueran intrusivos. Así, su principal motivo para instalar un adblock no es otro que sacarse de encima aquel tipo de publicidad que puede llegar a ser realmente molesta como son aquellos banners con sonidos o que se superponen y no dejan visualizar el contenido deseado.

El Adblock para Chrome es una de las extensiones más populares para bloquear aquella publicidad que tanto nos molesta. En este caso, no solo evitaremos que aparezcan los anuncios, sino que también bloqueará su descarga lo que permitirá una navegación por la red más fluida y ligera para el usuario. A partir de su instalación, que posteriormente explicaremos, es posible bloquear cualquier banner que se encuentre. Sin embargo, el propio sistema preguntará al usuario si quiere que se bloquee el contenido, o en caso contrario, quiere permitir que aparezca la publicidad. Podemos filtrar aquellas páginas donde nos interese borrar la publicidad y aquellas otras donde queremos mantener su estructura habitual. Son extensiones realmente simples, como luego veremos, lo que ha provocado su proliferación en toda la población a nivel mundial. Según un estudio de Adobe de 2013, casi el 5% de los navegantes de Internet ya usan alguno. Esto es equivalente a casi 150 millones de personas. Este número, obviamente, no ha hecho más que aumentar en los últimos años.

El número de usuarios, encantados con los adblocks, no para de aumentar pero las publicaciones de Internet echan chispas. De hecho, estos anuncios tan molestos supone un porcentaje elevado de las fuentes de financiación de muchos negocios online. Dos asociaciones francesas están interesadas en demandar a Adblock por “amenazar la supervivencia de su negocio”. Otros, en cambio, optan por soluciones más drásticas y no dejan visualizar sus contenidos a aquellos usuarios que entren a su página con algún adblock activado. En estos contextos es donde entra en acción y cobra importancia la monitorización de las páginas web para permitir aquellos anuncios que no son molestos y que nos siguen permitiendo visualizar los contenidos que deseamos satisfaciendo nuestras necesidades. Desde hace muchos años, se está buscando una solución intermedia que beneficie tanto a los usuarios como a los medios. Se entiende que la población tiene derecho a poder navegar por Internet con total libertad y sin una vigilancia intrusiva. Sin embargo, los medios tienen que ganarse el pan que les da de comer y la publicidad es una fuente importante de la financiación, especialmente de la pequeña y la mediana empresa.

Beneficios de usar Adblock para Chrome

Con todo, el usuario es el gran beneficiado de usar Adblock para Google Chrome. Es uno de los navegadores más demandados por la red de población. Con Adblock lo es aún más. Los beneficios más destacados son los siguientes:

  • Navegación más fluida. Los adblocks, sin duda, permiten una navegación más fluida para el usuario. No tienen que parar para quitar la publicidad y de una tacada pueden visitar todos los contenidos que desean en todo momento.
  • Aumenta la velocidad de la computadora en Internet. La capacidad de navegación con los adblocks más moderno es mucho más alta. Estas extensiones impiden que se descargue la publicidad y, por tanto, sacamos mayor partido a todos los megas que tenemos contratados en nuestro router.
  • Permite visualizar los contenidos con tranquilidad. Ponga por caso que el domingo es el día de descanso después de una estresante semana de trabajo. Lo que quiere es navegar con calma, descansar y evitar cualquier tipo de sobresalto. El adblock bloqueará la publicidad intrusiva y evitará que se ponga de mal humor.
  • Sencillez espectacular para instalar. Sin embargo, uno de sus grandes puntos fuertes es su simpleza. Descargar e instalar un adblock no lleva nada de tiempo y, por tanto, en cuestión de minutos podemos tener fuera toda la publicidad intrusiva.

Todos estos beneficios nos pueden llevar a disfrutar mejor de Internet. La publicidad en la red se está reinventando constantemente. El pasado curso, Google sacó adelante una curiosa iniciativa. Aquellas personas que no querían verse agobiados por los anuncios, pero le gustaban los contenidos de una web y quería seguir disfrutando de ellos podían dar una pequeña contribución para mantenerlos en pie. Con una donación mensual de 1 a 3 dólares se podía ayudar a estos pequeños sitios. Estamos hablando de una especie de crowdfunding, como si de una ONG se tratara. De momento, solo está disponible en los Estados Unidos y para unas pocas páginas pero es cuestión de tiempo que se internacionalice y llegue a otros países. La creciente navegación de los móviles y los dispositivos inteligentes abre una nueva ventana de batalla, aunque parece que el final puede ser similar. De momento, Google ya ha instalado un adblock para sus móviles Android. Así, que es cuestión de tiempo que el contexto sea exactamente el mismo para todos.

Cómo instalar Adblock para Chrome

Google Chrome es uno de los navegadores más usados por parte de los usuarios y cuenta con dos mecanismos para instalar Adblock y empezar a beneficiarse de sus servicios. Por un lado, tienes que dirigirte a la página de Adblock y buscar la opción de instalar en Chrome desde tu cuenta de Google. Seleccionando añadir permitirás al sistema añadir dicha extensión en tu navegador. A continuación, te aparecerá un mensaje avisando que la instalación se ha realizado de forma correcta. Sin embargo, la otra opción que tienes para realizar la instalación del bloqueador de publicidad de Adblock es a través del Chrome Webstore. Cuando estes allí, deberás buscar el Adblock y añadirlo a Chrome, como hiciste en la propia página web del bloqueador de publicidad. Aceptando su instalación será suficiente para que los anuncios molestos puedan acabar desapareciendo de nuestro navegador  y podamos empezar a beneficiarnos de las ventajas expuestas anteriormente. Además, Adblock puede ser activado y desactivado siempre que el usuario lo crea conveniente. Para borrarlo de Chrome, simplemente debemos dirigirnos al apartado de configuración, buscar la lista de extensiones y simplemente mandar Adblock al cubo de basura y automáticamente volveremos al estado anterior.

Los dispositivos Android, como se ha explicado anteriormente, también pueden beneficiarse de Adblock, aunque con algunas limitaciones por tratarse de este tipo de dispositivo. Para instalar esta extensión, como ocurre en el ordenador, deberás permitir la entrada de fuentes desconocidas. Al abrir ajustes e ir a aplicaciones y seguridad podrás marcar la casilla de fuentes desconocidas para permitir la instalación de Adblock. A partir de entonces desde su página, podrás descargar la aplicación, iniciar su instalación y permitir que te pueda bloquear aquellos anuncios que no te interesan. En este sentido, desde el gestor de aplicaciones de Android podremos deinstalar Adblock siempre que lo queramos sin ningún tipo de compromiso.  Volviendo a la computadora, una vez instalado hay dos listas básicas, conocidas como EasyList y FanBoy’s List, que se pueden configurar en función del país en el que se encuentre. Las funcionalidades de Adblocks incluyen bloquear toda la publicidad intrusiva, incluyendo en estos casos vídeos de Youtube, publicidad de Facebook, banners llamativos o pops-ups. Obviamente, es personalizable en función de los gustos de los usuarios. La iniciativa de anuncios aceptables promovida por Adblocks permite que el usuario elija una lista de páginas web que para ellos no son publicidad intrusiva. Como estrategia de marketing, muchas empresas graban el seguimiento de los usuarios para conocer tus movimientos en Facebook y de esta forma orientar la publicitación de sus productos. Con Adblock, también puedes desactivar dicho seguimiento y, de esta forma, tener una navegación más tranquila. Algunos sitios, además, son desaconsejable por ser hogar de malware o virus informáticos. Con Adblocks puedes librarte de ellos y bloquear aquellos dominios que sean conocidos por la propagación de malwares. Finalmente, las redes sociales son otro de los motivos de preocupación por parte de los usuarios. Es otro de los puntos calientes para las empresas ya que en los perfiles de redes sociales es donde se encuentra la información de los gustos de sus posibles clientes para intentar aumentar su número de ventas en el futuro.

Los perfiles de Facebook, Google Plus o Twitter, entre otros, están colocados en prácticamente cada una de las páginas web. Adblock tiene la capacidad de garantizar que no se creará ningún tipo de perfil en las redes sociales en función de los sitios web que visites. Todas estas funciones pueden ser activas y desactivadas a través de la lista de tareas que puede modificarse siempre que el usuario lo desee. En caso que los filtros de la extensión sean demasiado estrictos, bloquee provisionalmente a la aplicación y reporta el problema para intentar adecuar los filtros a sus necesidades. En caso contrario, también haga lo mismo. Puede ser que o por una mala configuración de sus filtros, o por un error de la extensión, algún anuncio no se esté bloqueando correctamente. Reporte el problema para que traten de arreglarlo y pueda volver a disfrutar del bloque de publicidades. Con todo, Adblock permite una navegación más fluida y ligera en Google Chrome, ahorrando los dolores de cabeza de la publicidad intrusiva que nos molesta cuando estamos leyendo aquellos contenidos que nos interesan. Su fácil instalación y ejecución ha sido el principal motivo por el que hoy en día cientos de millones de personas en el mundo hayan optado por este tipo de opción por protegerse de la publicidad. Obviamente, esto ha abierto un gran debate sobre el futuro de la publicidad en Internet y su formato. Por ello, Adblock siempre ha recomendado que los sitios web se financien con anuncios que no sean intrusivos con el objetivo de generar una navegación apetecible y agradable sin que esto signifique cortar los gastos de los sitios web e inversores en este tipo de plataforma online.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 0,00% le ha gustado.